QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

lunes, 30 de septiembre de 2013

LA BICICLETA GRAN ALIADA DEL HOMRE Y DE LA MUJER

La bicicleta ha prestado grandes servicios a la humanidad.
Os acordáis cuando 100 millones de Chinos se desplazaban en bici?
En nuestros pueblos el cartero, la guardia civil y muchos mas ibamos en bici
 http://www.coletassoft.com/blog/archives/2008/10/10/bicis-antiguas/

Ahora todos se desplazan en coche y la polución ha aumentado dramáticamente en China.
China ha sobrepasado a EEUU en consumo de petróleo y no se ve que esto tenga solución a menos que se invente un automóvil ecológico. 
El automóvil ecológico puede ser eléctrico si la electricidad se produce ecológicamente, de hidrógeno o de otro gas con reservas ilimitadas, también podría ser con placas solares; o la mezcla de todo lo anterior. Serán los Chinos y los de la India los que decidirán por donde iremos en el futuro.
El cambio climático imparable hace que pronto veremos cambios al petróleo para el transporte.
Quizás para muchos desplazamientos utilizaremos de nuevo la bici.
Mientras tanto la bici se utiliza para mejorar la salud haciendo ejercicio en tiempo de ocio.
La federación madrileña FMC organiza marchas en temporada de verano.
 http://www.fmciclismo.com/fmc3/index.php?option=com_content&task=view&id=3053&Itemid=46
El día 22 de Septiembre fue la que cierra el ciclo estival y en la foto vemos a un servidor detrás del gran Perico Delgado vestido de negro con una banda roja en las mangas cortas.

Llevaba una bici a juego y está en plena forma como pude comprobar en el puerto del Atazar.
El recorrido se puede ver en la foto que sigue.


Animaros a montar en bici , respetar la señalización vial y disfrutad del espléndido otoño madrileño.
El ejercicio físico es el mejor medicamento.
Boticario.


El ejercicio debe ser considerado como una alternativa viable a o junto a la terapia con medicamentos, puesto que es potencialmente igual de eficaz para enfermedades comunes. Lo aseguran investigadores de la Escuela de Económicas de Londres (Reino Unido), del Instituto de Cuidados de la Salud de la Escuela de Medicina de Harvard y la Universidad de Stanford (ambos en Estados Unidos).
Estos científicos compararon la efectividad del ejercicio con los fármacos sobre la mortalidad en cuatro condiciones:
prevención secundaria de la cardiopatía coronaria,
la rehabilitación del accidente cerebrovascular,
el tratamiento de la insuficiencia cardiaca y
la prevención de la diabetes.
La prevención secundaria se refiere al tratamiento de los pacientes con la enfermedad existente antes de que cause una enfermedad significativa. El ejercicio puede producir avances más profundos y sostenibles en materia de salud Para este estudio –publicado en British Medical Journal– se analizaron los resultados de 305 ensayos controlados aleatorios con 339.274 personas. No encontraron diferencias estadísticamente detectables entre el ejercicio y las intervenciones farmacológicas para la prevención secundaria de la enfermedad cardiaca y la prevención de la diabetes.
Entre los pacientes con ictus, el ejercicio era más efectivo que el tratamiento con medicamentos, mientras que para la insuficiencia cardiaca, los diuréticos fueron más efectivos que el ejercicio y todos los otros tipos de tratamiento con medicamentos.
Los autores señalan que la cantidad de pruebas sobre los beneficios del ejercicio en la mortalidad es considerablemente menor que los de las drogas, lo que puede haber tenido un impacto en sus resultados.
A su juicio, este "punto ciego" en la evidencia científica disponible "evita a los prescriptores de medicamentos y a los pacientes comprender las circunstancias clínicas en las que las drogas pueden proporcionar sólo una mejoría modesta pero el ejercicio puede producir avances más profundos y sostenibles en materia de salud".
A pesar de esta incertidumbre, los autores del estudio subrayan, en base a los datos disponibles, que la actividad física es "potencialmente tan eficaz" como muchas de las intervenciones farmacéuticas, por lo que piden más estudios para abordar la disparidad entre la evidencia sobre el ejercicio y un tratamiento a base de medicamentos.
"En los casos en que las opciones de medicamentos proporcionan sólo un modesto beneficio, los pacientes merecen entender el impacto relativo que la actividad física puede tener sobre su condición", concluyen los autores de este análisis.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1936560/0/ejercicio/eficacia-enfermedades/medicamentos/#xtor=AD-15&xts=467263









miércoles, 18 de septiembre de 2013

ENTRENAMIENTO INTERVALICO SERIES DE ALTA INTENSIDAD SEGUIDAS DE RECUPARACION PARA MEJORAR LA FORMA Y PERDER PESO



La Universidad de Utah (Estados Unidos) ha elaborado un estudio sobre la intensidad y el tiempo que se dedica al ejercicio físico. Los resultados muestran que llevar a cabo episodios breves de actividad física, realizada de forma vigorosa, pueden tener el mismo efecto positivo o incluso superior que aquellos más moderados, pero de mayor duración.

La profesora de "Estudios de la familia y del consumidor" de la Universidad de Utah, Jessie X. Fan, indica que “para prevenir el aumento de peso, la intensidad de la actividad es más importante que la duración. Este nuevo conocimiento es importante, ya que menos del 5% de adultos estadounidenses alcanzan el nivel recomendado de actividad física a la semana según las directrices actuales de actividad física. Saber que incluso sesiones cortas de ejercicios vigorosos pueden sumarse a un efecto positivo resulta alentador para la promoción de salud".

La actual directiva sobre actividad física para los estadounidenses aconseja conseguir por lo menos 150 minutos de actividad física, de intensidad moderada a vigorosa, a la semana, que puede acumularse en ocho a diez minutos periódicos. También está demostrado que resulta beneficioso subir escaleras, bajarse en una parada de metro o de autobús anterior a la de destino para caminar algo más de lo habitual.

El estudio muestra que una actividad de mayor intensidad se asoció con un menor riesgo de obesidad, algo que puede ser una noticia especialmente importante para las mujeres, que son quienes realizan menos actividad física frente a los hombres. Sin embargo, ninguno de los dos sexos se acercó a la recomendación semanal de 150 minutos con intervalos de ocho a diez minutos.

Sin embargo, cuando se añaden actividades más cortas, pero de alta intensidad, los hombres superaran la recomendación, acumulando una media 246 minutos semanales, y las mujeres se acercaron a los 144 minutos. Por ello, los investigadores señalan que el mensaje que lanza su estudio es “un poco más de esfuerzo puede generar una importante recuperación de la salud”.

En este proyecto participaron 2.202 mujeres y 2.309 hombres de 18 a 64 años. Los investigadores crearon cuatro categorías: Ejercicios de intensidad alta, episodios cortos de gran intensidad, actividades de menor intensidad y sesiones cortas de menor intensidad.

Los resultados demostraron que para las mujeres cada minuto que pasaban realizando actividades en episodios cortos de mayor intensidad se producía una disminución del 0,07 en el IMC. Esto significa que cuando se comparan dos mujeres de una altura de 1,68 metros, la que añade regularmente un minuto de ejercicio vigoroso a su rutina diaria podría perder cerca de 0,23 kilogramos diarios.

Las conclusiones resultaron similares para los hombres. También cabe destacar que para ambos sexos, cada hora diaria de actividad de mayor intensidad disminuye las probabilidades de obesidad (un 5% en mujeres y un 2% en hombres).


Estudio español con 1.345 pacientes En el estudio han participado 1.345 pacientes de Salamanca, Valladolid, Barcelona, Cuenca, Bilbao y Zaragoza que tenían entre 20 y 80 años sin patologías cardiovasculares previas. El patrón circadiano tiende a descender más en quienes hacen más ejercicio La actividad física se ha medido de dos formas. Por una parte, se les preguntó a los pacientes cuánto ejercicio habían hecho la semana anterior mediante un cuestionario estructurado y validado. La segunda forma fue más empírica, ya que consistió en colgar un acelerómetro durante una semana entera en el cinturón del paciente para medir la actividad física que va realizando. Además, la intensidad del ejercicio se dividió en tres categorías: poca, moderada y mucha. Esta clasificación ha sido muy significativa, puesto que los resultados indican que los individuos que realizaron más actividad física se comportaron mejor, es decir, a mayor cantidad de ejercicio, más baja la presión arterial por la noche. "Estos sujetos tienen un 50% más de probabilidades de que su patrón circadiano sea el adecuado con respecto a los que no realizan actividad física", apunta Luis García Ortiz, ya que el patrón circadiano "tiende a descender más en los sujetos que hacen más ejercicio físico, sobre todo en la actividad moderada e intensa, ya que en la actividad ligera no hay gran diferencia", señala.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1922294/0/presion-arterial/nocturna/ejercicio-fisico/#xtor=AD-15&xts=467263
 
Munideporte.com

EPIGENETICA SI QUE CUENTA EN LA CALIDAD DE VIDA (consulta como está lo tuyo por 500 Eur)



E llevar un estilo de vida más saludable puede modificar nuestra genética. Por vez primera, un trabajo que se publica en The Lancet Oncology demuestra que los cambios positivos que hacemos en nuestro estilo de vida-comer sano, hacer ejercicio, no fumar, etc.- tienen una repercusión en la longitud de nuestros telómeros, pequeños complejos de ADN localizados en el extremo de los cromosomas que afectan directamente al envejecimiento celular.

Se ha escrito mucho sobre el valor de los telómeros, pero ahora ya se sabe con certeza que la longitud de los telómeros indica la edad biológica. Se estima que son tan importantes que algunos centros de investigación tratan de explotar esta tecnología, desarrollada y algunas compañías también ofrecen la posibilidad de medir los telómeros, por precios que oscilan entre los 100 y los 500 euros, aunque no está demasiado claro cuál es verdadero valor de la información que ofrecen. Aunque sí se sabe que cuanto más cortos, mayor riesgo de muerte relacionada con la edad y enfermedades, como el cáncer, enfermedad cardiovascular, demencia, obesidad, infarto cerebral, osteoporosis enfermedades infecciosas y diabetes
En el estudio piloto que se publica en The Lancet, el equipo de Dean Ornish. de la Universidad de California, San Francisco (EE.UU.), se han comparado dos grupos de varones diagnosticados con cáncer de próstata de bajo riesgo y que no habían sido sometidos a tratamientos convencionales con cirugía o radioterapia. A 10 de ellos se les pidió que hicieran cambios en su estilo de vida integral, mientras que al grupo control de 25 varones no.
Dieta, ejercicio
Los cambios de estilo de vida que se sugirieron fueron:
dieta vegetariana,
ejercicio moderado,
técnicas de control del estrés (como la meditación y el yoga) y
fomentar la intimidad y las relaciones sociales.
Porque, aunque investigaciones previas han demostrado que la adopción de estos cambios de estilo de vida pueden tener muchos beneficios médicos -como revertir la progresión de la enfermedad cardíaca- ningún estudio sostenido en el tiempo ha demostrado que dichos cambios pueden tener un efecto beneficioso sobre los telómeros .
Los investigadores midieron la longitud de los telómeros de los participantes al inicio del estudio y a los 5 años. Y los resultados fueron interesantes. Así, en aquellas personas que hicieron un cambio de vida intergal, la longitud del telómero aumentó en casi un 10%, mientras que en el grupo control disminuyó en un promedio de 3 %. Además, los datos mostraron que había una relación dosis-respuesta en ambos grupos entre el grado de cambio de estilo de vida y la variación en la longitud de los telómeros: los que más modificaron su estilo de vida tuvieron una mayor incremento en la longitud de sus telómeros.
Cáncer
Un ensayo controlado aleatorio con anterioridad realizado por el mismo grupo de investigadores demostró que las intervenciones de estilo de vida positivos pueden retrasar la progresión del cáncer de próstata en etapa temprana.

«Las implicaciones de este estudio piloto pueden ir más lejos de las relacionadas con las personas con cáncer de próstata. Si son validadas por ensayos controlados aleatorios a gran escala, estos cambios de estilo de vida integrales pueden reducir significativamente el riesgo de una amplia variedad de enfermedades y de muerte prematura. Nuestros genes y telómeros predisponen nuestra vida, pero no son necesariamente nuestro destino».
http://www.abc.es/salud/noticias/confirmado-estilo-vida-saludable-mejora-15773.html

viernes, 13 de septiembre de 2013

LA MENOPAUSIA ES UN PASO COMPLICADO PARA LA MUJER


LA MENOPAUSIA ES UN PASO COMPLICADO PARA LA MUJER

Según un estudio de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), la mayor prevalencia de obesidad en España se encontró en el grupo de mujeres entre los 55 y 60 años. "El climaterio es una etapa para cuidarse y prevenir la obesidad", asegura Argudo. 
Las causas de este problema son múltiples y no están claras. 
Unos estudios relacionan la obesidad con el hipoestrogenismo (DISMINUCION DE PRODUCCION DE HORMONAS SEXUALES) y otros lo vinculan a la edad, que condiciona un aumento de la ingesta y una disminución del gasto energético. 
Existen, además, factores genéticos y socioeconómicos que, según la doctora Argudo, favorecen el desarrollo de la obesidad en la menopausia, como por ejemplo la historia menstrual, la edad temprana del primer embarazo, periodos de lactancia cortos, ganancia de peso excesiva en los embarazos o el hecho de vivir sola. Maneras de prevenir ese sobrepeso No obstante, pese a estos factores, prevenir el sobrepeso es posible si se siguen hábitos saludables.
"La alimentación es un pilar fundamental junto con el ejercicio físico", ha apostillado. 
Para ello recomienda: Una dieta equilibrada rica en calcio Evitar la ingesta de grasas animales 
Aumentar el consumo de verduras, lácteos y fruta 
Prácticar algún tipo de ejercicio físico regularmente 
Argudo señala que hay que tener en cuenta que las necesidades calóricas disminuyen con la edad y que, además, en esta época se produce un cambio en el perfil lipídico de la mujer que le obliga a la ingesta de una mayor cantidad de ácidos grasos monoinsaturados, presentes en el aceite de oliva,
 y un mayor consumo de pescado azul, lo que tiene un efecto positivo sobre el metabolismo cardiovascular. "Además, el sedentarismo representa un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas y, por eso, la actividad física no sólo ayuda a mantener el peso sino a aumentar la densidad ósea y la masa muscular, disminuyendo el riesgo de caída. 
"Caminar entre 30 y 45 minutos diarios A MAS DE 5 kM /H disminuye el riesgo cardiovascular y ayuda a paliar los efectos de los síntomas climatéricos", comenta. 
La obesidad es un factor determinante para desarrollar riesgo de enfermedad coronaria durante el climaterio. Según Argudo, el riesgo relativo de sufrir cáncer de mama también aumenta en las mujeres con un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 25, tanto en el periodo premenopáusico como postmenopáusico. 
"Es misión de los especialistas de la salud de la mujer concienciar a nuestras pacientes de que el climaterio es una etapa para cuidarse y prevenir la obesidad"
La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) recomienda a estas mujeres tomar el sol moderadamente y mantener la piel hidratada mediante fotoprotectores adecuados y la ingesta de agua, para evitar accelerar ese proceso. "El síntoma más popular y más relacionado con esta etapa de la vida de la mujer son los sofocos, mientras que buena parte de la población desconoce que la disminución del colágeno en la piel a partir de los 45-50 años es debida a la deficiencia estrogénica provocada por la menopausia", explica la especialista en Ginecología y Obstetricia, la doctora Elena Ruiz Domingo.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1120804/0/menopausia-prematura/proteccion/sol/#xtor=AD-15&xts=467263


La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) recomienda a estas mujeres tomar el sol moderadamente y mantener la piel hidratada mediante fotoprotectores adecuados y la ingesta de agua, para evitar accelerar ese proceso. "El síntoma más popular y más relacionado con esta etapa de la vida de la mujer son los sofocos, mientras que buena parte de la población desconoce que la disminución del colágeno en la piel a partir de los 45-50 años es debida a la deficiencia estrogénica provocada por la menopausia", explica la especialista en Ginecología y Obstetricia, la doctora Elena Ruiz Domingo.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1120804/0/menopausia-prematura/proteccion/sol/#xtor=AD-15&xts=467263
Según un estudio de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), la mayor prevalencia de obesidad en España se encontró en el grupo de mujeres entre los 55 y 60 años. "El climaterio es una etapa para cuidarse y prevenir la obesidad", asegura Argudo. Las causas de este problema son múltiples y no están claras. Unos estudios relacionan la obesidad con el hipoestrogenismo y otros lo vinculan a la edad, que condiciona un aumento de la ingesta y una disminución del gasto energético. Existen, además, factores genéticos y socioeconómicos que, según la doctora Argudo, favorecen el desarrollo de la obesidad en la menopausia, como por ejemplo la historia menstrual, la edad temprana del primer embarazo, periodos de lactancia cortos, ganancia de peso excesiva en los embarazos o el hecho de vivir sola. Maneras de prevenir ese sobrepeso No obstante, pese a estos factores, prevenir el sobrepeso es posible si se siguen hábitos saludables. "La alimentación es un pilar fundamental junto con el ejercicio físico", ha apostillado. Para ello recomienda: Una dieta equilibrada rica en calcio Evitar la ingesta de grasas animales Aumentar el consumo de verduras, lácteos y fruta Prácticar algún tipo de ejercicio físico regularmente Argudo señala que hay que tener en cuenta que las necesidades calóricas disminuyen con la edad y que, además, en esta época se produce un cambio en el perfil lipídico de la mujer que le obliga a la ingesta de una mayor cantidad de ácidos grasos monoinsaturados, presentes en el aceite de oliva, y un mayor consumo de pescado azul, lo que tiene un efecto positivo sobre el metabolismo cardiovascular. El climaterio es una etapa para cuidarse y prevenir la obesidad"Además, el sedentarismo representa un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas y, por eso, la actividad física no sólo ayuda a mantener el peso sino a aumentar la densidad ósea y la masa muscular, disminuyendo el riesgo de caída. "Caminar entre 30 y 45 minutos diarios disminuye el riesgo cardiovascular y ayuda a paliar los efectos de los síntomas climatéricos", comenta. La obesidad es un factor determinante para desarrollar riesgo de enfermedad coronaria durante el climaterio. Según Argudo, el riesgo relativo de sufrir cáncer de mama también aumenta en las mujeres con un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 25, tanto en el periodo premenopáusico como postmenopáusico. "Es misión de los especialistas de la salud de la mujer concienciar a nuestras pacientes de que el climaterio es una etapa para cuidarse y prevenir la obesidad", ha concluido.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1918169/0/menopausia/obesidad/riesgo-consejos/#xtor=AD-15&xts=467263
Según un estudio de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), la mayor prevalencia de obesidad en España se encontró en el grupo de mujeres entre los 55 y 60 años. "El climaterio es una etapa para cuidarse y prevenir la obesidad", asegura Argudo. Las causas de este problema son múltiples y no están claras. Unos estudios relacionan la obesidad con el hipoestrogenismo y otros lo vinculan a la edad, que condiciona un aumento de la ingesta y una disminución del gasto energético. Existen, además, factores genéticos y socioeconómicos que, según la doctora Argudo, favorecen el desarrollo de la obesidad en la menopausia, como por ejemplo la historia menstrual, la edad temprana del primer embarazo, periodos de lactancia cortos, ganancia de peso excesiva en los embarazos o el hecho de vivir sola. Maneras de prevenir ese sobrepeso No obstante, pese a estos factores, prevenir el sobrepeso es posible si se siguen hábitos saludables. "La alimentación es un pilar fundamental junto con el ejercicio físico", ha apostillado. Para ello recomienda: Una dieta equilibrada rica en calcio Evitar la ingesta de grasas animales Aumentar el consumo de verduras, lácteos y fruta Prácticar algún tipo de ejercicio físico regularmente Argudo señala que hay que tener en cuenta que las necesidades calóricas disminuyen con la edad y que, además, en esta época se produce un cambio en el perfil lipídico de la mujer que le obliga a la ingesta de una mayor cantidad de ácidos grasos monoinsaturados, presentes en el aceite de oliva, y un mayor consumo de pescado azul, lo que tiene un efecto positivo sobre el metabolismo cardiovascular. El climaterio es una etapa para cuidarse y prevenir la obesidad"Además, el sedentarismo representa un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas y, por eso, la actividad física no sólo ayuda a mantener el peso sino a aumentar la densidad ósea y la masa muscular, disminuyendo el riesgo de caída. "Caminar entre 30 y 45 minutos diarios disminuye el riesgo cardiovascular y ayuda a paliar los efectos de los síntomas climatéricos", comenta. La obesidad es un factor determinante para desarrollar riesgo de enfermedad coronaria durante el climaterio. Según Argudo, el riesgo relativo de sufrir cáncer de mama también aumenta en las mujeres con un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 25, tanto en el periodo premenopáusico como postmenopáusico. "Es misión de los especialistas de la salud de la mujer concienciar a nuestras pacientes de que el climaterio es una etapa para cuidarse y prevenir la obesidad", ha concluido.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1918169/0/menopausia/obesidad/riesgo-consejos/#xtor=AD-15&xts=467263