QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

lunes, 21 de diciembre de 2015

DIME A QUIEN HAS VOTADO Y TE DIRÉ QUE AREAS DE TU CEREBRO PREDOMINAN




Neuroimagen sagital del cerebro humano mostrando en color amarillo la circunvolución cingulada anterior, un área que ha sido relacionada con la orientación ideológica de las personas. / Geoff B Hall

Como todo en la vida es cuestión de genes y de educación y vivencias familiares. Así ha quedado de manifiesto en estudios con gemelos.

La oxitocina nos une como grupo, como familia, como tribu y como nación. Y es fundamental en situaciones catastróficas para obtener la solidaridad de los demás. Es una hormona segregada en el hipotálamo cerebral, que además regula el hambre, el sueño, la sed, la temperatura corporal, la libido, etc.

La circunvolución cingulada anterior, nos ayuda a responder, en caso de alarma biológica, a situaciones en las que lo que razonamos no coincide con lo que sentimos. Las personas mas abiertas, flexibles y liberales tienen mas sustancia gris lo que les permite utilizar el razonamiento en casos de frustración o estrés.

Las personas mas conservadoras tienen mas actividad cerebral en la amigdala y reaccionan mas emocionalmente que racionalmente.

El cerebro humano es un órgano anatómica y fisiológicamente plástico y pocas cosas tienen más fuerza que la educación para cambiarlo y modularlo

El lugar de nacimiento, la clase social, la familia y el ambiente en que nos criamos, los maestros y los amigos que tenemos, las experiencias vividas, todo eso, es decir, todo lo que forma parte de la educación recibida, es lo que muchos ciudadanos pueden alegar con razón ante la pregunta de qué es lo que nos hace ser de derechas o de izquierdas.

Ciertamente, el cerebro humano es un órgano anatómica y fisiológicamente plástico y pocas cosas tienen más fuerza que la educación para cambiarlo y modularlo.

Si la educación no cambiase las neuronas, su influencia en nuestras vidas sería nula o residual. Particularmente en la infancia y la adolescencia, las experiencias que tenemos y las ideas que nos llegan pueden calar con tanta fuerza y profundidad en nuestros sistemas de representación cerebral como para persistir en ellos toda la vida pues son permanentemente reforzadas por las conductas e interacciones sociales a las que esas mismas representaciones nos incitan, especialmente cuando se expresan como sentimientos.

Pero, ¿son todos los cerebros iguales a la hora de ser influidos y modelados por la educación? 

Para tratar de responder a estas preguntas nos vamos a referir a los estudios que abordan la misma problemática refiriéndose a la dicotomía liberales/conservadores, no coincidente con la de izquierda/derecha, pues de esta última no conocemos estudios científicos relacionados con el cerebro1. En 2007, un equipo de investigadores de las universidades de Nueva York y California realizó un trabajo experimental, publicado en la prestigiosa revista Nature Neuroscience, que mostró, mediante potenciales eléctricos evocados e imágenes de resonancia magnética funcional, que en situaciones de conflicto las personas políticamente liberales presentan más actividad que las políticamente conservadoras en la circunvolución cingulada anterior, una región del lóbulo temporal del cerebro caracterizada, entre otras funciones, por responder, cual alarma biológica, a situaciones en las que lo que razonamos no coincide con lo que sentimos.

De ese modo, los investigadores concluyeron que frente a las situaciones nuevas que requieren modificar los comportamientos habituales los liberales tienen más sensibilidad neurocognitiva que los conservadores. Asimismo, de esos datos dedujeron que la menor sensibilidad neurocognitiva de los conservadores en tales situaciones podría explicar su más estructurado y persistente comportamiento.

Posteriormente, en 2011, un estudio de investigadores del University College de Londres, también con neuroimágenes de resonancia magnética, mostró que los liberales tenían un mayor volumen de sustancia gris, es decir, de neuronas, en dicha región cerebral, la circunvolución cingulada anterior, mientras que los conservadores superaban a los liberales en el volumen de esa misma sustancia en la amígdala, una estructura del cerebro emocional. No obstante, falta determinar si esas diferencias cerebrales son o no las causantes de las orientaciones políticas de las personas.

Otros trabajos han mostrado que las reacciones fisiológicas que muestran las personas ante imágenes amenazantes o sonidos repentinos de alta intensidad pueden relacionarse también con sus posiciones ideológicas. Concretamente, las personas que reaccionan con mayor sensibilidad ante ese tipo de estímulos, medida su sensibilidad por los cambios en la conductancia eléctrica de su piel o por la fuerza de su parpadeo, suelen ser también personas más favorables a legalizar la posesión de armas o la pena de muerte que aquellas otras personas que presentan menos sensibilidad de ese tipo.

La influencia de las hormonas sobre la ideología y las actitudes políticas también ha merecido estudios.

En ellos no podía faltar la popularísima oxitocina, hormona segregada en el hipotálamo cerebral y considerada promotora de la empatía y de los lazos afectivos entre las personas.

Curiosamente, o consecuentemente, según se mire, un estudio mostró que las inhalaciones nasales de esa hormona hicieron que un grupo de ciudadanos holandeses respondieran más favorablemente a sus compatriotas holandeses que a ciudadanos extranjeros.
Otro trabajo ha mostrado también que la inhalación de oxitocina es capaz de promover la tendencia a defender a los tuyos, el llamado altruismo parroquial, manifestado por el aumento de la confianza y la cooperación con los de tu grupo sin que aumente al mismo tiempo la desconfianza o el odio hacia las personas de otros grupos.

En situaciones de conflicto, las personas políticamente liberales presentan más actividad que las políticamente conservadoras en la circunvolución cingulada anterior

Hay también una observación curiosa que indica que las personas con altos niveles de cortisol (la hormona del estrés) son menos proclives a ir a votar que las que tienen niveles más bajos en sangre de esa hormona.

Según estos datos, el estrés podría ser un factor que disminuye la participación de los ciudadanos en las elecciones. Ni que decir tiene que determinados acontecimientos sociales, especialmente los de carácter traumático, pueden producir movilizaciones importantes, aunque no siempre permanentes, en la orientación ideológica de las personas. Así ocurrió en quienes vivieron de cerca el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, o también, como comprobamos en la primera vuelta de sus recientes elecciones, en muchos franceses, tras los recientes asesinatos de París, pues ambos colectivos se han desviado hacia posiciones conservadoras.

Los gemelos idénticos, los que comparten el 100% de sus genes, tenían opiniones políticas similares con más frecuencia que los gemelos fraternales que solo comparten el 50% de ellos. Como los gemelos suelen crecer en el mismo ambiente familiar, los genes podrían ser entonces quienes marcan la diferencia entre ambos tipos de gemelos.

Entre los posibles factores está la reactividad emocional, es decir, a la fuerza y el enfado de naturaleza congénita con que las personas respondemos a la contrariedad o la frustración ya desde muy niños
En definitiva, aun aceptando la prioridad de la educación, los datos disponibles nos hacen creer que hay factores biológicos que predisponen en alguna medida las orientaciones ideológicas de las personas. De entre esos posibles factores quien escribe se apunta a la reactividad emocional, es decir, a la fuerza y el enfado de naturaleza congénita con que las personas respondemos a la contrariedad o la frustración ya desde muy niños.


martes, 15 de diciembre de 2015

LA IMPORTANCIA DE LA AMIGDALA CEREBRAL Y DE LA OXITOCINA





Imagen de : By Images are generated by Life Science Databases(LSDB). [CC BY-SA 2.1 jp  ( http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.1/jp/deed.en 
)], via Wikimedia Commons
En general, las emociones condicionan nuestro estado mental y corporal para ayudarnos a afrontar los desafíos detectados en nuestro entorno. Por esa razón, las sensaciones que emergen de ciertos cambios corporales son una característica importante de nuestras experiencias emocionales.

"Las emociones ajustan no sólo nuestra salud mental, sino también nuestros estados corporales. De esta manera, nos ayudan a prepararnos para que podamos reaccionar rápidamente ante los peligros, pero también para que aprovechemos las oportunidades que nos ofrece nuestro entorno, como cualquier interacción social placentera", explica Lauri Nummenmaa, uno de los autores del estudio, en un comunicado de dicha Universidad.
La conexión entre emociones y cuerpo hace posible, por ejemplo, que experimentemos la ansiedad como dolor en el pecho o que el enamoramiento desencadene cálidas sensaciones placenteras en todo nuestro organismo.
También constataron que los mapas o patrones corporales de la emoción son los mismos en diversas culturas de Europa Occidental y del este asiático, lo que sugiere que las emociones y los patrones de sensaciones corporales que les corresponden tienen una base biológica
Por otro lado, un segundo experimento demostró la importancia de la amígdala cerebral -que responde a estímulos sentidos por otras partes del organismo- en el procesamiento de información emocional procedente de otros individuos.

La amígdala cerebral, situada en las profundidades de los lóbulos temporales, ha estado siempre asociada a emociones básicas negativas, especialmente al miedo, pero también podría estar relacionada con comportamientos positivos como la bondad o la generosidad.

Esta es la principal conclusión de una investigación liderada por el profesor de neurociencia de la Universidad Pensilvania Michael Platt, junto a Steve Chang, de la Universidad de Yale, e investigadores de la Universidad de Duke, que publica la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, PNAS.

Según este estudio, los núcleos neuronales que forman las amígdalas también pueden influir en sentimientos positivos como las donaciones o la generosidad, un hallazgo que podría "tener implicaciones para las personas con autismo, esquizofrenia o trastornos relacionados con la ansiedad", sostuvo Platt.

Para este estudio, Platt y su equipo analizaron el comportamiento social de un grupo de macacos Rhesus, una especie de primates que llevan estudiando 22 años en laboratorio y en libertad (en la isla de Cayo Santiago, Puerto Rico). Por sus comportamientos parecidos al de los humanos y porque viven en grandes grupos con vínculos sociales, estos macacos son un buen modelo para estudiar las habilidades sociales.

Los investigadores incorporaron a su trabajo una tarea y nueva manera de observar cómo estos animales tomaban decisiones beneficiosas, algo que Platt describe como 'recompensa-donación'. "Tenemos un mono actor y un mono receptor. El mono actor aprende que las formas de diferentes colores en la pantalla se asocian con una recompensa que puede ser para sí mismo, para el otro mono, para compartir entre ambos o para ninguno de los dos. Los monos entrenan esta situación un par de semanas".

Una vez que los macacos entendieron el juego, los investigadores presentaron al mono actor varias alternativas con sus correspondientes recompensas potenciales; los primates podían quedarse el premio (en este caso un vaso de zumo), compartirlo, regalarlo o desperdiciarlo. "Por lo general, nuestro mono actor prefiere premiar a otro mono antes que no dar uso a la recompensa"; además, la relación social entre ello también cuenta: "son más proclives a dar a sus conocidos y subordinados", apuntó Platt.

Al mismo tiempo que observaban el comportamiento de los macacos, Platt y sus colegas registraron la actividad neuronal de la amígdala de cada animal y vieron que el valor de la recompensa quedaba reflejada en esta región de la misma manera en el mono que premia y el premiado. En función de estas respuestas neuronales, los científicos fueron capaces de predecir cuándo los actores iban a dar recompensas a sus semejantes.

El siguiente paso de la investigación fue fijarse en cómo variaban estos comportamientos con la introducción de la hormona de la oxitocina, implicada en los lazos sociales entre individuos. En los animales se ha demostrado que crea fuertes lazos entre la madre y sus crías, mientras que entre los humanos el papel de esta hormona aún no está completamente definido, si bien se sabe que en algunos casos podría ayudar a personas con autismo a entender mejor los códigos sociales.

En el experimento vieron que los monos que tomaron oxitocina se volvieron más dispuestos a dar recompensas a los otros monos y a prestarles más atención.


lunes, 14 de diciembre de 2015

PRUEBA A SER MAS FELIZ




Figura:  http://www.care2.com/greenliving/4-scientifically-proven-tips-to-improve-your-happiness.html#ixzz3uJbxZ1sm


“La vida feliz es, hermano Galión, la que está conforme con tu naturaleza, lo cual no puede suceder más que si, el alma está sana y en constante posesión de la salud; 
y en segundo lugar, si es enérgica y ardiente, magnánima y paciente, adaptable a las circunstancias, cuidadosa sin angustia de su cuerpo y de lo que le pertenece, atenta a
las demás cosas que sirven para la vida, sin admirarse de ninguna; 
y si usa de los dones de la fortuna, sin  ser esclava de ellos. 

Comprendes, aunque no lo añadiera, que de ello nace una constante tranquilidad y libertad, una vez alejadas las cosas que nos irritan o nos aterran; 
pues en lugar de los placeres y de esos goces mezquinos y frágiles, dañosos aún en el mismo desorden, nos viene una gran alegría inquebrantable y constante, y al mismo tiempo la paz y la armonía del alma, y la magnanimidad con la dulzura, pues toda ferocidad procede de debilidad.”
Séneca  De la Felicidad 


Todo el mundo quiere ser feliz en la vida, pero no siempre es fácil. Usted puede tomar medidas drásticas - tratar de comprar cosas nuevas, conocer gente nueva, desarraigar su vida, hacer viajes exóticos, permitirse lujos inconfesables, que le toque la lotería de Navidad, pero nada cambia.
Porque ser feliz comienza en tu mente no en la posesión de cosas materiales, así que hay que dar a su mente lo que necesita en primer lugar. Si usted está buscando algunas maneras infalibles para mejorar tu vida, aquí hay 4 consejos científicos sobre cómo aumentar la felicidad, todos los cambios deben hacerse en su cerebro.

Expresa gratitud cuando tengas la ocasión.
Los estudios han demostrado una y otra vez que la expresión de gratitud y humildad en tu vida, te puede hacer más feliz a nivel químico.
La gratitud estimula el cerebro para crear mas dopamina y otro neurotransmisor, la serotonina que es la que genera el bienestar. Además al expresar su agradecimiento a la gente a su vez crea una relación social positiva con los que te rodean que sigue dando.

Renuncia a la perfección.
Mientras que el preocuparse excesivamente por sus problemas podría parecer productivo, al menos a corto plazo, no lo es a largo plazo. En lugar de luchar y preocuparse por hacer todo lo mejor posible es mucho mejor tomar cualquier decisión realista que pueda cumplir.
El mero hecho de tomar una decisión te permite seguir adelante y quitarte ansiedad, lo que te permite corregir si hay otra solución mejor a tu preocupación.  Lo bueno es enemigo de lo perfecto.
Una buena decisión activa una parte del cerebroprefrontal asociada con la lógica y que genera dopamina que estimula la zona de la recompensa cerebral; mientras que tomar la decisión perfecta activa zonas asociadas con la emoción que pueden causarnos mas ansiedad. 

Disfrute del contacto humano.
El contacto humano es una fuerza poderosa en el cuerpo. Se puede estimular el sistema inmunológico, aumentar la confianza, mejorar el aprendizaje y - usted lo adivinó - aumentar su felicidad y bienestar. 
El contacto humano visual, por medio del tacto o de la conversación; estimula la generación de oxitocina en el cerebro, lo que funciona para facilitar la intimidad y la vinculación social. 
Sentir que tiene una red de personas de confianza que te rodea puede hacer maravillas para mejorar su felicidad.


Ser felices comienza en el cerebro.
Al ser fiel a ti mismo ya los demás, se puede vivir una vida más feliz, acompañado de conexiones sociales más fuertes, fuertes sentimientos de autoestima y una perspectiva más positiva de la vida.
Por supuesto, hacer ejercicio aeróbico, una charla con un amigo, un capricho, tu plato preferido, escuchar buena música o tomar un baño caliente son rápidos estimulantes del bienestar también, pero la verdadera felicidad comienza en su interior.

sábado, 12 de diciembre de 2015

EL VERTIGO PAROXISTICO BENIGNO SE PUEDE CONTROLAR FÁCILMENTE








Generalmente se piensa que el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB) se produce por pequeñas partículas que se encuentran ubicadas dentro de una parte del oído interno. Uno podría pensar que estas partículas (restos) son como "rocas o piedras en el oído" pero el nombre formal es "otoconia". Estas partículas (piedras) son pequeños cristales de carbonato de calcio derivadas de una estructura del oído interno llamado "utrículo". Si bien el sáculo también contiene otoconias, éstas no son capaces de migrar hacia el sistema de canales (conductos semicirculares). El utrículo puede ser dañado por traumatismos de cráneo, infecciones u otras afecciones del oído interno, o también puede sufrir degeneración asociada al paso de los años. Normalmente las otoconias parecen tener un lento recambio. Estas son posiblemente disueltas naturalmente, así como activamente reabsorbidas por las "células oscuras" del laberinto


El principal sospechoso de este vértigo es un oído interno superactivo. En principio todos tenemos unos sensores de movimiento en los tres canales semicirculares perpendiculares entre si. El movimiento de la endolinfa al mover la cabeza hace que los cilios en estos canales envíen las señales al cerebro. 

Cuando nos movemos envían señales al cerebro para que este ajuste los músculos de posición y los de los ojos y así mantenemos el equilibrio y la mirada automáticamente.



En el utrículo y sáculo existen unos cristales de calcio que por diferentes razones se pueden desplazar a los canales semicirculares y provocar movimientos de la endolinfa aunque no se esté moviendo la cabeza.
Esto crea el problema pues el cerebro recibe información de que nos estamos moviendo y esto no es así. El cerebro recibe información contradictoria y pierde el control del equilibrio y del movimiento ocular.

La buena noticia es que con ciertas manipulaciones e la cabeza el especialista puede desplazar estos cristales de calcio a puntos del oído interno donde no envíen señales ni produzcan vértigo.

Son sólo unos 30 segundos, pero 64 de cada 100.000 personas saben lo interminable que puede resultar ese corto espacio de tiempo por culpa de las molestias producidas por el vértigo posicional benigno, el más común. Sin embargo, los mareos y demás síntomas de este trastorno podrían desaparecer con sencillos movimientos, según destaca la nueva guía de la Academia Americana de Neurología.

El vértigo posicional paroxístico benigno, que las mujeres sufren dos veces más que los hombres (sobre todo a partir de los 50 años), es un problema del oído interno.

Generalmente solo hay un lado de la cabeza que provoca vertigo y se debe evitar echarse de ese lado.

Normalmente afecta al canal semicircular posterior y los expertos creen que su causa es la pérdida de cristales de carbonato de calcio, que con determinados movimientos de cabeza se desplazan por los canales del oído interno, originando las molestias típicas.

Tras revisar todos los estudios sobre el tema, los especialistas de la Academia de Neurología encargados de elaborar la nueva guía, publicada en 'Neurology', concluyen que "una serie de movimientos de cabeza y cuerpo, realizados con la ayuda de un especialista, es la solución más eficaz para este trastorno".

"Y la mejor noticia es que en lugar de recomendar a los afectados que esperen a que se vayan las molestias por sí solas o que tomen fármacos, tenemos un remedio que es más seguro, rápido y efectivo".

En concreto, entre los varios ejercicios que han probado los expertos, la maniobra de Epley (o procedimiento de reposición) es la más adecuada y eficaz para todas las edades. Tras ésta, también existen algunas evidencias de que la maniobra de Semont también da resultados.

No obstante, los autores indican que es conveniente que los individuos realicen los ejercicios con la ayuda de un especialista, ya que no se sabe a ciencia cierta si se obtiene el mismo resultado si los practican solos en sus casas.

El objetivo de los movimientos es recolocar los cristales de calcio en sus conductos adecuados, para que no sigan estorbando. Para lograrlo, los neurólogos aconsejan la maniobra de Epley (ver imagen), que consiste en sentar al paciente en una mesa o una cama con la cabeza girada unos 45º hacia el lado del oído en el que se dan las molestias.

A continuación, se coge la cabeza, el cuello y los hombros del paciente y se mueve en bloque para tumbarlo. Se puede colocar una almohada para que cuando se tumbe ésta quede a la altura de los hombros, no de la cabeza. Con el cuello extendido y la cabeza en la posición en la que estaba girada, de forma que el oído dañado quede debajo, debe permanecer unos 30 segundos.

Para llegar a la siguiente posición el individuo tiene que girar la cabeza, sin levantarla de la cama, unos 90º hacia el lado contrario y permanecer así el mismo tiempo que antes. Después volver a girar la cabeza, esta vez junto con el cuerpo, otros 90º y tras aguantar medio minuto el último movimiento consiste en incorporarse por el lado en el que se encuentre y quedarse sentado en la cama.

La otra maniobra que parece exitosa es la de Semont, que consta de tres pasos. El afectado comienza sentado con la cabeza girada 45º hacia el lado del oído malo. Después debe dejarse caer en la cama rápidamente hacia el lado contrario al que giró la cabeza y permanecer en esta postura 30 segundos. Es decir, si la cabeza está girada hacia la izquierda la persona debe dejarse caer hacia la derecha y viceversa. El siguiente paso es mover rápido la cabeza y el tronco hacia el otro lado, sin pararse en la posición erguida en la que empezó el ejercicio. Después de otros 30 segundos, hay que incorporarse.


Extraido de :

viernes, 11 de diciembre de 2015

HAY QUE VIGILAR LA POLIMEDICACION



Figura : http://polimedicado.org/
A medida que vamos cumpliendo años vamos acumulando achaques y con ellos recetas de medicamentos que nos van dando los diferentes especialistas que vamos visitando.

Los del club de cardiopatologias acumulan antihipertensivos, diuréticos, antiarrítmicos betabloqueantes, anticoagulantes, antiagregantes, etc. Los del club de artrosis, artritis y problemas de articulaciones acumulan calmantes, omeprazol, antiinflamatorios, antidepresivos, etc.

Todos nos volvemos asiduos de la radiografías, ecografías, resonancias, densitometrías, flujometrias y demás. Los hipocondríacos se dedican al consumo masivo de vitaminas, minerales, tisana, infusiones, complementos y suplementos.

Pastillas para dormir, para ir despierto, para el dolor, hay pastillas para todo.
Al mas simple resfriado ya queremos tomar antibióticos.

La agenda se va llenando de citas de análisis, médicos, y pruebas.

Pero hay alguien que vigile que en su conjunto no nos hacen mas pruebas, análisis, radiografías de las  necesarias?
Alguien vigila para que no estemos polimedicados innecesariamente?
Alguien comprueba la incompatibilidad y la interacción entre todo eso que nos tomamos?

 
ergogénicos y las reacciones adversas de su interacción con fármacos:
·         El Ginkgo biloba no tiene beneficios probados científicamente cuando es usado para potenciar la memoria, en cambio si tiene actividad cuando es usado para paliar demencia o claudicación vascular. Las interacciones pueden provocar aumento de hemorragias cuando se combina con warfarina, aumento de tensión combinado con diuréticos de tiazidas y puede llegar al coma al utilizarse con trazodona.
·         La hierba de San Juan (Hypericum perforatum) que suele ser usada para depresiones menores, rebaja las concentraciones en plasma de ciclosporina, amitriptilina, digoxina, indinavir, warfarina y teofilina. Puede causar hemorragias Inter.-menstruales, delirio. Al inhibir la mono-amino-oxidasa puede aumentar los niveles de serotonina, dopamina y adrenalina, cuando se combina con anticonceptivos orales o con antidepresivos.
·         El Ginseng (Panax ginseng) no acaba de probar sus anunciadas virtudes en estudios científicos serios, y rebaja las concentraciones plasmáticas de alcohol y warfarina; además puede inducir manía si se toma con Fenelzina.
·         El helecho (Echinacea angustifolia, E. purpurea, E. pallida) suele tener propiedades para prevenir las infecciones del tracto respiratorio superior, pero los resultados siguen siendo no convincentes. No se conocen interacciones.
·         Saw palmetto (Serenoa repens) es un eficaz remedio para reducir los síntomas de hiperplasia protática, según ensayos a corto plazo solamente. No se conocen interacciones.
·         El Kava (Piper methysticum) es eficaz en tratamiento de corta duración de la ansiedad, pero aumenta los periodos “off” del parkinson cuando se toma con levadopa; también puede causar estado semi-comatosos cuando se combina con alprazolam.
·         La Efedrina puede tener reacciones adversas en el sistema cardiovascular, ataques epilépticos, y puede llegar a producir la muerte con dosis altas.
·         El ajo (Allium sativum) cambia la farmacocinética del paracetamol, baja las concentraciones en plasma de warfarina y produce hipoglucemia si se utiliza con clorpropamida.


Además hemos comprobado que a veces vamos de vacaciones divertidas y se nos olvida tomar lo medicamentos innecesarios y nos sentimos mejor.

Marie tiene 83 años, vive con su hija Ligia. Hace 10 se sometió a una operación de corazón y el año pasado a una de cadera. "Le cambiaron los anticoagulantes, le pusieron unas inyecciones en el abdomen, lo que probablemente fue el origen de una hemorragia interna. El resultado final fue catastrófico, perdió dos litros de sangre", comenta su hija, mientras prepara el pastillero en el que va dosificando las medicinas que debe tomar su madre a la semana. Entre cinco y siete pastillas diarias.
 "Hay de todo, desde anticoagulantes, reductores de ácidos hasta medicinas para permitirle conciliar el sueño", dice.

Cuáles son las reacciones y consecuencias de este exceso de medicalización es lo que intenta descubrir un grupo de investigadores suizos liderados por Nicolás Rondoni, del Hospital Universitario de Bern. Este proyecto europeo está diseñado para optimizar los tratamientos médicos pensados para pacientes en edad avanzada con múltiples enfermedades.

Rondoni explica que una de las razones del exceso de medicalización es que todavía hay mucho desconocimiento acerca de los pacientes ancianos con más de una enfermedad, y sobre cómo les afectan las diferentes intervenciones.

En una Europa cada vez más envejecida, este tipo de investigaciones se hace más que necesaria. Como explica Jürg Schlup, presidente de la Federación de Médicos de Suiza, "nos encontramos en una situación en la que en cada década se prolonga la vida". Este fenómeno se debe en gran medida a que ha habido mejoras en el tratamiento de enfermedades crónicas, lo que posiblemente ha llevado a un exceso de medicalización. Ahora se trata de determinar la forma de reducir la sobredosis de tratamientos innecesarios que son prescritos.

Dado que muchas de las personas mayores padecen más de una enfermedad crónica, la medicación adecuada se ha convertido en un serio problema de salud pública. Según cifras recientes, el 41% de los suizos mayores de 65 años toma de cuatro a cinco tipos diferentes de fármacos. Estudios europeos hallaron que entre el 20 y 50% de los pacientes de la tercera edad toman medicinas inapropiadas o innecesarias.

Nicolás Rodondi afirma que "durante años se creyó que el aumento de medicinas podría mejorar el diagnóstico del paciente. Sin embargo, cifras recientes demuestran todo lo contrario. Menos medicamentos pueden mejorar la salud, lo que significa un cambio de paradigma importante".

La idea es desarrollar un software que ayude a los doctores a identificar los medicamentos que pueden ser inapropiados para los pacientes. Ya sea por su incompatibilidad con otras drogas o porque se ha prescrito la dosis incorrecta.

El especialista y su equipo esperan que, además de mejorar la vida de los pacientes, el proyecto OPERAM (Optimización de la terapia para prevenir las hospitalizaciones evitables en ancianos multimórbidos) ahorre a cada país participante millones de euros por año en los costes de la atención médica..

Algunos estudios han encontrado que aproximadamente el 30% de las hospitalizaciones y el 20% de los costes de salud que se destinan a los ancianos son el resultado de órdenes farmacológicas duplicadas, innecesarias, o de alguna otra manera, inapropiadas.

Saben que no es una tarea fácil y otro de los retos es mejorar el trabajo entre médicos de familia, pacientes y personas que los cuidan. A veces, la causa del exceso de medicación se origina en los propios pacientes. Muchos se sienten más tranquilos cuando salen de la consulta con una receta en las manos.

El insomnio es un buen ejemplo. Es una queja común de los adultos mayores, los efectos secundarios de estos fármacos producen mareos y pérdida de equilibrio, lo que puede aumentar el riesgo de caídas y lesiones graves en pacientes de edad avanzada, explica el galeno.

Rodondi dice que la prescripción de antibióticos para infecciones no bacterianas -como un virus de la gripe- es otro ejemplo común. "Se pueden hacer dos cosas: decir al paciente que tiene una infección viral, que vaya a casa, tome algún medicamento para reducir los síntomas y espere a que desaparezca la infección. O bien, darle antibióticos, y la gente está feliz con el médico. Pero entonces se tienen otros problemas, como la resistencia a los antibióticos".

Extraído del:

lunes, 7 de diciembre de 2015

EL PODER DEL NERVIO VAGO

Figura: https://es.wikipedia.org/wiki/Nervio_vago




Esta compuesto por dos nervios, el Vago derecho y el Vago izquierdo. Nacen del bulbo raquídeo e inervan la faringe, el esófago, la laringe, la tráquea, los bronquios, el corazón, el estómago, el páncreas, el hígado y vísceras.
Está hecho de miles y miles de fibras, de las que el 80% son sensoriales, lo que significa que el nervio vago informa al cerebro de lo que ocurre en los órganos.

Las lesiones en este nervio pueden darse en sus ramas, si ocurre en las ramas faríngeas se da la disfagia (dificultad para tragar). En las ramas laríngeas: parálisis músculo cricotiroideo y voz débil. O puede darse también una lesión en el nervio laríngeo recurrente: parálisis de cuerdas vocales, disfonía y voz ronca. Pueden verse afectados sus ambos nervios laríngeos: que produce afonía.
En otras secciones de los nervios están involucrados el contacto visual, las expresiones faciales e incluso nuestra capacidad para sintonizar con la voz de los otros.

El nervio vago se activa cuando espiramos y se reprime cuando inspiramos, de modo que nuestro tono vagal es mayor cuanta más diferencia hay en nuestra frecuencia cardiaca al inspirar y espirar.

El nervio vago, que opera muy por debajo del nivel de nuestra conciencia, es vital para la salud del cuerpo.
Pero el tono vagal se puede potenciar con el ejercicio, la meditación , la relajación. Etc.
Quien no ha sufrido un desmayo y despues de explorarle el medico le dice que como no encuentra nada, seguramente habrá sido por un sincope vagal;  es decir el vago se activa, frena al corazon y dilata las arterias del tronco y extremidades inferiores;  dejando al cerebro sin sangre lo que produce el desmayo.  

El orinar es una combinacion de ordenes bien coordinadas al simpatico para que el musculo detrusor se contraiga y expulse la orina de la vejiga , al tiempo que el parasimpatico relaja los esfinteres de la uretra.

Es una parte esencial del sistema nervioso parasimpático, responsable de calmar los órganos tras la descarga de adrenalina con la que respondemos instintivamente a una situación de peligro.

Pero no todos los nervios vagos son iguales: hay personas que tienen una actividad vagal mayor, lo que hace que sus cuerpos tarden menos en relajarse tras una situación de estrés.

La fuerza de nuestra reacción vagal se conoce como tono vagal y se establece mediante un electrocardiograma que mide la frecuencia cardiaca. Cada vez que inspiramos, nuestro corazón late más deprisa para acelerar la distribución de sangre oxigenada por el cuerpo. Cuando espiramos la frecuencia cardiaca disminuye.

Esta variación es una de las cosas que regula el nervio vago, activado cuando espiramos y reprimido cuando inspiramos, de modo que nuestro tono vagal es mayor cuanta más diferencia hay en nuestra frecuencia cardiaca al inspirar y espirar.

Cando tenemos hambre el sistema simpático (se libera adrenalina por las glándulas suprarrenales) se activa para buscar comida
Cuando tenemos la comida el sistema parasimpático (el nervio vago) se activa para hacer la digestión.

Los estudios demuestran que un tono vagal alto ayuda a nuestro cuerpo a regular mejor los niveles de glucosa en la sangre, reduciendo el riesgo de diabetes, derrames y enfermedades cardiovasculares. Un tono vagal bajo, sin embargo, se asocia a inflamaciones crónicas.

La inflamación, que es parte del sistema inmunitario, ayuda a que el cuerpo sane después de una lesión, por ejemplo, pero puede dañar órganos y vasos sanguíneos si dura más de lo necesario.
Una de las funciones del nervio vago es reajustar el sistema inmunitario e interrumpir la producción de proteínas que alimentan la inflamación.
Un tono vagal bajo implica una regulación menos eficaz y una inflamación que puede ser excesiva, como en el caso de la artritis reumatoide .

Un experimento curioso es el tratamiento de la artritis reumatoide por la estimulación del nervio vago mediante el bloqueo de la producción de TNF ,o tumor necrosis factor que es la molécula que actúa en el caso de la Inflamación.

Para esta estimulación se implanta un marcapasos en la parte izquierda del pecho, con cables que ascienden y se conectan al nervio vago en la garganta.
esta estimulación se experimentó una mejoría mucho más acusada de lo que los científicos se habían atrevido a imaginar.

“En pocas semanas la persna tratada se encontraba mucho mejor”. “Podía volver a andar y a montar en bici. Retomé el patinaje y la gimnasia. Me siento muy bien”. Necesitará pequeñas dosis de metrotexato el resto de su vida, pero a sus 68 años, casi jubilada, enseña a jugar al voleibol a personas mayores durante un par de horas a la semana, monta en bici al menos una hora al día, hace gimnasia y juega con sus ocho nietos.

Otros pacientes del ensayo han tenido experiencias similares. Los resultados aún no se han publicado pero más de la mitad de los pacientes mostraron una mejoría significativa y alrededor de un tercio están en fase de remisión –curados, a todos los efectos, de la artritis reumatoide-.
 “Cuando interrumpíamos la estimulación, podía verse que la enfermedad regresaba y que los niveles de TNF en la sangre aumentaban. Reiniciábamos la estimulación y volvían a normalizarse”.

El tono vagal bajo está relacionado con diversos riesgos para la salud, mientras que las personas que tienen un tono vagal alto no solo gozan de una mejor salud, sino que son también más sanas desde un punto de vista psicológico y social, más capaces de concentrarse y recordar, más felices, menos depresivas, más empáticas y más propensas a tener amigos cercanos.

La técnica ha tenido tanto éxito que ya hay otros científicos pensando en usar la estimulación del nervio vago para tratar diversos estados debilitantes crónicos, como el colon irritable, el asma, la diabetes, la fatiga crónica y la obesidad
Algunos estudios con gemelos demuestran hasta cierto punto que el tono vagal es genético: hay quienes nacen con más suerte que otros. Pero el tono vagal bajo es más frecuente entre personas con un cierto estilo de vida, como aquellas que hacen poco ejercicio, por ejemplo.

Como parte del experimento, a la mitad de los participantes se les enseñó una técnica de meditación para promover sentimientos de buena voluntad hacia sí mismos y hacia los demás.

El tono vagal aumentaba considerablemente entre aquellos que meditaban, lo que se asociaba al incremento de las emociones positivas del que daban cuenta. 

Extraido de: http://elpais.com/elpais/2015/11/30/ciencia/1448898661_768854.html

Este artículo se publicó por primera vez en Mosaic y se publica de nuevo aquí con una licencia de Creative Commons.