QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

domingo, 18 de septiembre de 2016

HACER EJERCICIO DE FORMA VIGOROSA AUMENTA LA LONGEVIDAD





Figura: Row for Your Life: A Century of Mortality Follow-Up of French Olympic Rowers (esperanza de vida de los olimpicos franceses de remo)

Todos sabemos que la longevidad tiene un componente genético, viven mas los que sus padres y abuelos vivieron mas años. Pero dado un perfil genético vive mas que hace una dieta mas saludable, por ejemplo los que siguen la dieta mediterránea (DM) viven mas que los que no la siguen o los que tienen sobrepeso. Además vive mas quienes hace ejercicio vigoroso regularmente a lo largo de su vida.
En el estudio HALLE longitudinal de 10 años, llevado a cabo en Europa demuestra que las personas entre 70 y 90 años (2068 hombres y 1049 mujeres), que han seguido de forma prolongada (medido por un índice de adhesión a la DM, MDI) una dieta mediterránea (cuya calidad se midió con un indicador de dieta saludable y el seguimiento por parte de las personas (con una puntuación llamada MDS); tuvieron una mortalidad relacionada con los tres indicadores citados MDS, MDI y DHI; y concretamente inferior al 50% respecto a los que han llevado una dieta accidentalizada de peor calidad . En este proyecto se han incluido resultados de otros proyectos europeos llevados a cabo entre 1988 al 2000: SÉNECA y FINE
La puntuación sobre la adhesión a la DM estaba definida por los siguientes parámetros: Proporcion de ácidos grasos mono-insaturados frente a saturados en la dieta; consumo de; Legumbres; Frutos secos y Semillas; Frutas; Vegetales y patatas; Carnes, Lácteos y Pescados.

Segun las estadisticas Indurain, Andrés Iniesta, Rudy Fernández o Rafa Nadal vivirán siete años más que si no se hubieran dedicado al ciclismo, fútbol, al baloncesto o al tenis.
La alta competición o deporte de élite eleva la esperanza de vida de quienes alcanzan esta posición, según un estudio dirigido por Juliana Antero-Jacquemin, investigadora del Instituto Nacional francés del Deporte de la Evaluación y de los Resultados (INSEP).
El estudio, publicado en la revista Plos One, analizó a 2.814 atletas franceses que participaron en Juegos Olímpicos entre 1912 y 2012 en diferentes disciplinas. Según Antero-Jacquemin, del total de siete años en los que se incrementa la longevidad de estos atletas, “unos dos años se ganan gracias al menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, como infartos o derrames cerebrales.
Otros dos años se ganan gracias a la disminución de probabilidades de padecer cáncer“.
El informe indica que la mortalidad entre estos deportistas se redujo entre un 40%-50% principalmente por el menor riesgo cardiovascular (40%-60%) y cáncer (45%). Además, se redujeron las enfermedades del sistema digestivo en un 48%, los trastornos mentales un 77%, las patologías relacionadas con el sistema respiratorio un 85% y las endocrinas y metabólicas un 88%.
En opinión de Marcela González-Gross, catedrática en Nutrición Deportiva y Fisiología del Ejercicio por la Universidad Politécnica de Madrid y responsable del grupo de investigación ImFINE, “los beneficios del deporte de alto rendimiento favorecen el buen funcionamiento de todo el sistema cardiovascular, se regulan los niveles de colesterol y triglicéridos, aumenta el HDL colesterol (el llamado bueno) y se reduce el LDL colesterol (el malo), aumenta el tamaño del corazón, baja la frecuencia cardíaca en reposo y hay mayor tolerancia al estrés. También aumenta el consumo máximo de oxígeno VO2 max., que es una medida que correlaciona con muchos parámetros de salud y la esperanza de vida”.
Además, “practicar deporte suele asociarse con una menor edad biológica frente a la cronológica, es decir, se aparenta ser más joven de lo que uno es”, subraya la experta, que añade que entre los factores identificados con relación al envejecimiento, "uno de ellos es el acortamiento de los telómeros (los extremos de los cromosomas), que en cada replicación celular van disminuyendo hasta que el material genético desaparece, produciéndose la muerte celular por apoptosis. Hay una enzima, la telomerasa, que evita el acortamiento e incluso produce alargamiento de los telómeros.
El ejercicio físico es uno de los factores que se han identificado como activador de la telomerasa, y, por tanto, como elemento que retarda el envejecimiento y retrasa la muerte celular".

La nutrición de los campeones

Ser deportista de élite va asociado a un estilo de vida saludable que exige cumplir con un código de buenas prácticas, como no fumar, no beber, horarios de descanso y llevar una dieta sana y equilibrada, entre otras.
De hecho, los beneficios del deporte de élite están estrechamente relacionados con la alimentación. Para González-Gross, “no hay duda de que la combinación de alimentación y ejercicio es una de las claves para mejorar la calidad de vida e incluso para la mayor esperanza de vida.
En los deportistas, durante su etapa profesional, cuidar la alimentación es fundamental. Repercute claramente en su rendimiento y en su salud.
Por ejemplo, deben tomar alrededor del doble de proteína de lo recomendado para la población general, mayor cantidad de las vitaminas del grupo B, de vitamina C, de minerales como el hierro, calcio, selenio, cinc, electrolitos y agua”.

En el estudio de Juliana Antero-Jacquemin, también se observó que los beneficios para la salud cardiovascular "varían enormemente dependiendo de las características de cada deporte". Así, muchas actividades de elevada resistencia, como carreras de fondo o ciclismo de ruta, son menos beneficiosas. En cambio, los deportes que combinan varios tipos de actividades, son mejores para el corazón.

Malas noticias para el alto rendimiento con ejercicio extenuante

Pero no son buenas nuevas para todos los deportistas profesionales. José Manuel Soria, responsable de la Unidad de Genómica en Enfermedades Complejas en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, diferencia entre disciplinas de “alta competición” y “alto rendimiento”: “Los jugadores de élite de disciplinas deportivas como el fútbol, balonmano o baloncesto se dosifican muy bien. Pero estos deportistas, que son de élite, no son de altísimo rendimiento”.

Un estudio realizado por el equipo del su equipo, cuyos datos se han presentado en el Congreso Europeo de Genética, mostró los resultados de los análisis realizados en deportes de “alta resistencia”, como son los corredores de largas distancias en carreras de montaña. Estos resultados determinaron que estas disciplinas podían ser nocivas, dependiendo de la forma del corredor o, incluso en los atletas entrenados, de la distancia recorrida. Estos resultados preliminares, son la base de otros estudios que abordaran la base genética que determina la resistencia a largas distancias y la capacidad de recuperación de estos deportistas.

La investigación se centró en la expresión de los 22.000 genes de todo el código genético humano, comparando la expresión de los genes antes de empezar la carrera y justo después. "Los análisis de todos los genes de un individuo que se ha sometido a un estrés tan extraordinario como una Ultramaratón de montaña, varió considerablemente. Los genes que se expresaron diferencialmente fueron los asociados a la inflamación y a la inmunidad.
Estos deportistas finalizaron la carrera como si estuvieran enfermos, aunque no lo estaban. Es decir, su perfil de expresión génica era similar al patrón que daría un enfermo con tuberculosis o con SIDA. La diferencia está en que en un paciente con tuberculosis o SIDA ese perfil de expresión se mantiene, mientras que estos atletas se recuperan en 24 o 48 horas", asegura Soria. 
Extraido de:

HACER EJERCICIO DE FORMA VIGOROSA AUMENTA LA LONGEVIDAD





Figura: Row for Your Life: A Century of Mortality Follow-Up of French Olympic Rowers (experanza de vida de los olimpicos franceses de remo)

Todos sabemos que la longevidad tiene un componente genético, viven mas los que sus padres y abuelos vivieron mas años. Pero dado un perfil genético vive mas que hace una dieta mas saludable, por ejemplo los que siguen la dieta mediterránea (DM) viven mas que los que no la siguen o los que tienen sobrepeso. Además vive mas quienes hace ejercicio vigoroso regularmente a lo largo de su vida.
En el estudio HALLE longitudinal de 10 años, llevado a cabo en Europa demuestra que las personas entre 70 y 90 años (2068 hombres y 1049 mujeres), que han seguido de forma prolongada (medido por un índice de adhesión a la DM, MDI) una dieta mediterránea (cuya calidad se midió con un indicador de dieta saludable HDI) y el seguimiento por parte de las personas (con una puntuación llamada MDS); tuvieron una mortalidad relacionada con los tres indicadores citados MDS, MDI y DHI; y concretamente inferior al 50% respecto a los que han llevado una dieta accidentalizada de peor calidad . En este proyecto se han incluido resultados de otros proyectos europeos llevados a cabo entre 1988 al 2000: SÉNECA y FINE
La puntuación en la DM (IDM) comprendía los siguientes parámetros: Razón de AGM / AGS; consumo de; Legumbres; Frutos secos y Semillas; Frutas; Vegetales y patatas; Carnes, Lácteos y Pescados
Indurain, Andrés Iniesta, Rudy Fernández o Rafa Nadal vivirán siete años más que si no se hubieran dedicado al ciclismo, fútbol, al baloncesto o al tenis.
La alta competición o deporte de élite eleva la esperanza de vida de quienes alcanzan esta posición, según un estudio dirigido por Juliana Antero-Jacquemin, investigadora del Instituto Nacional francés del Deporte de la Evaluación y de los Resultados (INSEP).
El estudio, publicado en la revista Plos One, analizó a 2.814 atletas franceses que participaron en Juegos Olímpicos entre 1912 y 2012 en diferentes disciplinas. Según Antero-Jacquemin, del total de siete años en los que se incrementa la longevidad de estos atletas, “unos dos años se ganan gracias al menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, como infartos o derrames cerebrales.
Otros dos años se ganan gracias a la disminución de probabilidades de padecer cáncer“.
El informe indica que la mortalidad entre estos deportistas se redujo entre un 40%-50% principalmente por el menor riesgo cardiovascular (40%-60%) y cáncer (45%). Además, se redujeron las enfermedades del sistema digestivo en un 48%, los trastornos mentales un 77%, las patologías relacionadas con el sistema respiratorio un 85% y las endocrinas y metabólicas un 88%.
En opinión de Marcela González-Gross, catedrática en Nutrición Deportiva y Fisiología del Ejercicio por la Universidad Politécnica de Madrid y responsable del grupo de investigación ImFINE, “los beneficios del deporte de alto rendimiento favorecen el buen funcionamiento de todo el sistema cardiovascular, se regulan los niveles de colesterol y triglicéridos, aumenta el HDL colesterol (el llamado bueno) y se reduce el LDL colesterol (el malo), aumenta el tamaño del corazón, baja la frecuencia cardíaca en reposo y hay mayor tolerancia al estrés. También aumenta el consumo máximo de oxígeno VO2 max., que es una medida que correlaciona con muchos parámetros de salud y la esperanza de vida”.
Además, “practicar deporte suele asociarse con una menor edad biológica frente a la cronológica, es decir, se aparenta ser más joven de lo que uno es”, subraya la experta, que añade que entre los factores identificados con relación al envejecimiento, "uno de ellos es el acortamiento de los telómeros (los extremos de los cromosomas), que en cada replicación celular van disminuyendo hasta que el material genético desaparece, produciéndose la muerte celular por apoptosis. Hay una enzima, la telomerasa, que evita el acortamiento e incluso produce alargamiento de los telómeros.
El ejercicio físico es uno de los factores que se han identificado como activador de la telomerasa, y, por tanto, como elemento que retarda el envejecimiento y retrasa la muerte celular".

La nutrición de los campeones

Ser deportista de élite va asociado a un estilo de vida saludable que exige cumplir con un código de buenas prácticas, como no fumar, no beber, horarios de descanso y llevar una dieta sana y equilibrada, entre otras.
De hecho, los beneficios del deporte de élite están estrechamente relacionados con la alimentación. Para González-Gross, “no hay duda de que la combinación de alimentación y ejercicio es una de las claves para mejorar la calidad de vida e incluso para la mayor esperanza de vida.
En los deportistas, durante su etapa profesional, cuidar la alimentación es fundamental. Repercute claramente en su rendimiento y en su salud.
Por ejemplo, deben tomar alrededor del doble de proteína de lo recomendado para la población general, mayor cantidad de las vitaminas del grupo B, de vitamina C, de minerales como el hierro, calcio, selenio, cinc, electrolitos y agua”.

En el estudio de Juliana Antero-Jacquemin, también se observó que los beneficios para la salud cardiovascular "varían enormemente dependiendo de las características de cada deporte". Así, muchas actividades de elevada resistencia, como carreras de fondo o ciclismo de ruta, son menos beneficiosas. En cambio, los deportes que combinan varios tipos de actividades, son mejores para el corazón.

Malas noticias para el alto rendimiento con ejercicio extenuante

Pero no son buenas nuevas para todos los deportistas profesionales. José Manuel Soria, responsable de la Unidad de Genómica en Enfermedades Complejas en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, diferencia entre disciplinas de “alta competición” y “alto rendimiento”: “Los jugadores de élite de disciplinas deportivas como el fútbol, balonmano o baloncesto se dosifican muy bien. Pero estos deportistas, que son de élite, no son de altísimo rendimiento”.

Un estudio realizado por el equipo del su equipo, cuyos datos se han presentado en el Congreso Europeo de Genética, mostró los resultados de los análisis realizados en deportes de “alta resistencia”, como son los corredores de largas distancias en carreras de montaña. Estos resultados determinaron que estas disciplinas podían ser nocivas, dependiendo de la forma del corredor o, incluso en los atletas entrenados, de la distancia recorrida. Estos resultados preliminares, son la base de otros estudios que abordaran la base genética que determina la resistencia a largas distancias y la capacidad de recuperación de estos deportistas.

La investigación se centró en la expresión de los 22.000 genes de todo el código genético humano, comparando la expresión de los genes antes de empezar la carrera y justo después. "Los análisis de todos los genes de un individuo que se ha sometido a un estrés tan extraordinario como una Ultramaratón de montaña, varió considerablemente. Los genes que se expresaron diferencialmente fueron los asociados a la inflamación y a la inmunidad.
Estos deportistas finalizaron la carrera como si estuvieran enfermos, aunque no lo estaban. Es decir, su perfil de expresión génica era similar al patrón que daría un enfermo con tuberculosis o con SIDA. La diferencia está en que en un paciente con tuberculosis o SIDA ese perfil de expresión se mantiene, mientras que estos atletas se recuperan en 24 o 48 horas", asegura Soria. 
Extraido de:

viernes, 16 de septiembre de 2016

TOXINAS EN EL POLVO DE LAS CASAS



 Imagen: https://es.wikipedia.org/wiki/Contaminaci%C3%B3n_atmosf%C3%A9rica#/media/File:Pollution_over_east_China.jpg

El polvo que se acumula en la casa contiene una amplia gama de productos químicos tóxicos, lo que podría exponer a la gente a compuestos dañinos en sus propios hogares, una nueva revisión de la evidencia sostiene.

Los investigadores identificaron 45 productos químicos potencialmente tóxicos en muestras de polvo de hogares en Estados Unidos.

Estos productos químicos provienen de una amplia gama de productos de consumo, que se encuentran en muebles, alfombras, cortinas, productos electrónicos y juguetes, según dijo el autor principal del articulo, Ami Zota, profesor asistente en la Escuela Milken Institute de George Washington University de Salud Pública en Washington, DC

"Estos productos químicos se van desprendiendo de los muebles y productos de consumo (juguetes, alfombras, etc) y acaban en forma el polvo", lo cual puede causar problemas de salud a los mas débiles, niños y ancianos, explicó.

Los autores del estudio dijeron que encontraron 10 sustancias químicas nocivas en un 90 por ciento o más de las muestras de polvo analizadas, incluyendo un agente cancerígeno conocido llamado TDCIPP. Se utiliza como retardante de llama, se encuentra en los muebles, productos para bebés y otros artículos para el hogar.

Otro producto químico, un ftalato conocido como DEHP, "se detectó en 100 por ciento de las muestras", dijo Zota. Se cree que los ftalatos a interferir con las hormonas en el cuerpo. También han sido vinculados a una serie de cuestiones de salud reproductiva y de desarrollo, incluyendo la disminución del índice de inteligencia y problemas respiratorios en los niños, dijo.

"La mera presencia de una sustancia química no significa riesgo para la salud humana", dijo el consejo en un comunicado. "La evaluación de riesgos para la salud no sólo depende de la comprensión qué sustancias están presentes en algo así como el polvo, sino también en la cantidad real, la ruta, la duración y el momento de la exposición a estas sustancias. La mayor parte de esta información importante que falta en este estudio."

La exposición continua a estos productos químicos polvo en suspensión significa que incluso las sustancias, como los ftalatos, continúan en nuestro ambiente interior, dijo.

Otros productos químicos, tales como retardantes de llama, tienden a acumularse en el cuerpo, lo que aumenta el riesgo para la salud, dijo.

Sin embargo, agregó que Spaeth más investigación debe llevarse a cabo si los productos químicos en polvo en suspensión en realidad conducen a problemas de salud.

Cuatro clases de productos químicos peligrosos aparecen en altas concentraciones en el polvo al interior, dijeron los investigadores. Ellos incluyen ftalatos - los productos químicos que se encuentran en mayores cantidades en las muestras de polvo. Los ftalatos, que suavizan y plásticos actúan como disolventes, se utilizan para hacer cosméticos, juguetes, pisos de vinilo y otros productos.

Fenoles - utilizados en los productos de limpieza y otros artículos para el hogar - fueron la segunda más común de clase química que se encuentra en el polvo, seguido de retardantes de llama y productos químicos altamente fluorados utilizados para fabricar utensilios de cocina antiadherente, el estudio encontró.

Evaluar el potencial de estos productos químicos para hacer su camino en los niños, los investigadores encontraron que el retardante de llama TCEP tuvo el mayor consumo estimado. TCEP se añade a los sofás, productos para bebés, productos electrónicos y otros productos.

Cuatro ftalatos - DEP, DEHP, FBB y DNBP - siguieron TCEP en términos de ingesta más alta estimada, según los autores del estudio.

Las muestras de polvo también contenían productos químicos altamente fluorados como el PFOA y PFOS, que se encuentran en los teléfonos móviles, cajas de pizza y muchos antiadherente, productos impermeables y resistentes a las manchas. Estos productos químicos se han relacionado con los problemas de los sistemas inmunológico, digestivo, de desarrollo y endocrinos, dijeron los autores del estudio.

¿Que podemos hacer para reducir su exposición al polvo ?

Zota y Spaeth dijeron que se debe:

1.Lavarse las manos y las de los niños con frecuencia. Los niños pequeños a menudo ponen los dedos y las manos cubiertas de polvo en la boca.
2. Pasar la aspiradora frecuentemente a las alfombras , con una aspiradora equipada con un filtro HEPA y húmedo
3. Fregar o lavar las superficies duras.
4. Comprar productos más seguros, tales como muebles sin retardantes de llama o protector de manchas, o los juguetes que están libres de ftalatos.
5. Airear la casa diariamente unos minutos.


Los hallazgos del estudio se publicaron en American Chemistry Council; Sept. 14, 2016, Environmental Science & Technology

Extraido de:

domingo, 11 de septiembre de 2016

CUANDO EL ESTRÉS QUE PROVOCA NO COMPENSA EL PLACER QUE DA



 Imagen: https://es.wikipedia.org/wiki/Cupido

Todos hemos experimentado que el mantener relaciones sexuales regulares a cierta edad supone un extra de energía que nos puede producir un estrés inconfesado.
Además los problemas de erección, sequedad vaginal y otros inconvenientes retraen a muchos.
Además los orgasmos no son tan intensos como en la juventud.
El viagra puede paliar la limitación en los hombre y los lubricantes vaginales en las mujeres. Pero ello no deja de producir un estrés añadido a lo que ocurre cuando uno es jóvenes.
¿Compensa todo esto? Un estudio dice que para las mujeres compensa con creces, pero para los hombres depende.

Tener relaciones sexuales con frecuencia y disfrutar de ellas pone a los hombres de más edad en mayor riesgo de ataques cardiacos y otros problemas cardiovasculares, pero para las mujeres mayores, el buen sexo puede, en realidad, disminuir el riesgo de hipertensión.

Estos hallazgos desafían la suposición generalizada de que el sexo trae beneficios uniformes para la salud de todos", subraya la líder del trabajo, Hui Liu, investigadora de la Universidad Estatal de Michigan, en Estados Unidos
Liu y sus colegas analizaron los datos de la encuesta de 2.204 personas en el 'National Social Life, Health and Aging Project'. Los participantes tenían edades entre 57 y 85 años cuando se recogió la primera oleada de datos en 2005-06 y se recogió otra ronda de datos cinco años más tarde.
El riesgo cardiovascular se midió según la hipertensión, la taquicardia, la elevación de la proteína C reactiva y los eventos cardiovasculares generales: infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular.

Los hombres mayores que tenían relaciones sexuales una vez a la semana o más eran mucho más propensos a experimentar eventos cardiovasculares cinco años más tarde que los hombres que eran sexualmente inactivos, según los resultados del estudio.

Este riesgo no se encontró entre las mujeres mayores.

"Sorprendentemente, encontramos que tener relaciones sexuales una vez a la semana o más pone a los hombres de más edad en riesgo de sufrir efectos cardiovasculares que es casi dos veces mayor que los hombres mayores que son sexualmente inactivos.

Por otra parte, los hombres mayores que encontraban las relaciones sexuales con su pareja muy placenteras o satisfactorias tuvieron un mayor riesgo de eventos cardiovasculares que los hombres que no sentían tanto placer".

Los niveles de testosterona y el uso de medicamentos para mejorar la función sexual también pueden desempeñar un papel. "A pesar de que la evidencia científica es aún poco frecuente (apunta Liu), es probable que la medicación sexual o los suplementos tienen efectos negativos sobre la salud cardiovascular de los hombres de más edad".

En última instancia, mientras que cantidades moderadas de sexo puede promover la salud entre los hombres mayores, tener relaciones sexuales con demasiada frecuencia o demasiado excitantes puede ser un factor de riesgo para los problemas cardiovasculares, según Liu. "

Para las mujeres, los resultados fueron distintos. Las mujeres participantes que encontraron que el sexo era muy placentero o satisfactorio registraban menor riesgo de hipertensión cinco años más tarde que las mujeres participantes que no lo sentían tan satisfactorio.
Por otra parte, la hormona sexual femenina que se libera durante el orgasmo también puede promover la salud de las mujeres