QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

miércoles, 27 de diciembre de 2017

PARA NO ENGORDAR EN ESTAS FIESTAS





Las dos patas sobre las que se sustenta el control del peso corporal son: El gasto calórico y la Ingesta.
El gasto calórico se aumenta con el ejercicio físico (intensidad y volumen de ejercicio adecuado para nuestra edad y estado fisiológico) y con el gasto metabólico en reposo (mayor cuanta más masa muscular tengamos).
La Ingesta debe de ser equilibrada con la suficiente cantidad de

·        1 Proteínas (para reponer las perdidas y porque ejercen un efecto saciante), deben ser proteínas de alto valor biológico con los aminoácidos esenciales. En particular los aminoácidos ramificados leucina, la isoleucina y la valina que sirven para construir la masa muscular.
·       2 Grasas (que sean de buena calidad con abundante ácidos grasos monoinsaturados como el aceite de oliva y poliinsaturados como los omega 3 del pescado) ,
·       Hidratos de carbono complejos como cereales integrados, frutas y verduras.

Los aminoácidos ramificados están en muchos alimentos tales como la soja, el trigo, la carne vacuna y las legumbres.
En cantidad a consumir para adultos: la leucina, 42 mg / kg de peso corporal / día; isoleucina 19 mg / kg de peso corporal / día; valina 4 mg / kg de peso corporal / día. Para una persona de 70 kg (154 lb) esto equivale a 2.9, 1.3 y 0.3 g / día. Las dietas que alcanzan o superan la dosis diaria recomendada de proteína total (0,8 g / kg / día, es decir unos 56 gramos de proteina diaria para una persona de 70 kg), cumplen o superan las dosis diarias recomendadas de aminoácidos de cadena ramificada.

Lo más importante para mantener el peso es controlar la saciedad, sentirse a gusto con nuestra dieta variada, sostenible en el tiempo.

En el Nuevo Año,  personas de todo el mundo que tienen sobrepeso y que ya superan a los que padecen hambre, se pondrán a dieta para perder los kilos ganados en las comidas y cenas de las Navidades.

No vale cualquier tipo de alimentación, como constata el hecho de que la pandemia mundial de obesidad –y de la consecuente diabetes– no para de crecer.

Es muy posible que la clave para perder peso no se encuentre solamente en reducir la cantidad de calorías.
De hecho, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Wisconsin en Madison (EE.UU.) muestra que para lograr que nuestro esfuerzo dietético no caiga en saco roto, lo que hay que hacer es reducir es la ingesta de aminoácidos ramificados.

Como explica Dudley Lamming, director de esta investigación publicada en la revista «The Journal of Physiology», «hemos identificado un papel imprevisto de los aminoácidos ramificados dietéticos en la regulación del balance energético, y hemos visto que una dieta con unos niveles bajos de este tipo de aminoácidos promueve la delgadez y el buen control del azúcar en sangre. Es más; nuestros resultados también sugieren que la composición de aminoácidos específicos de las proteínas dietéticas, que no cuántas proteínas consumamos, regula la salud metabólica».

En el estudio, los autores emplearon un modelo animal –ratones– con obesidad y prediabetes –esto es, con unos niveles elevados de azúcar en sangre, pero no lo suficientemente altos como para desarrollar diabetes– al que alimentaron con una dieta baja en leucina, isoleucina y valina. Y una vez evaluado el peso, metabolismo de la glucosa y gasto energético de estos animales, vieron que eran mucho más delgados y tenían un mejor control de los niveles de azúcar en sangre que sus homónimos que siguieron otros tipos de alimentación.
Pero aún hay más. Y si cabe, más importante: los animales pudieron comer todo lo que quisieran. Es decir, la única restricción fue la cantidad de aminoácidos ramificados, no la cantidad de calorías. Y a pesar de seguir una dieta poco ‘adecuada’, rica tanto en grasas como en carbohidratos, experimentaron una mejoría de su salud metabólica.

En definitiva, parece que la cantidad de aminoácidos ramificados, es la clave para que logremos bajar de peso. Sin embargo, y dado que no es lo mismo un ratón que un humano, la evidencia de que la reducción de aminoácidos ramificados puede mejorar la salud metabólica tiene que ser igualmente investigada en los humanos –lo que los autores, según han informado, harán de forma inmediata.
Como concluye Dudley Lamming, «si nuestros resultados pueden ser trasladados a los humanos, entonces sería posible que estas dietas, o los fármacos que imiten los efectos de la dieta baja en aminoácidos ramificados, fueran más fáciles de seguir por la población y mucho más eficientes que las tradicionales dietas hipocalóricas. Además, también analizaremos cómo la composición específica de los aminoácidos de las proteínas de la dieta regula la salud metabólica, lo que podría explicar la gran variación observada entre los individuos en respuesta a los diferentes tipos de dieta para perder peso».

Extraído de:

lunes, 25 de diciembre de 2017

ES FÁCIL Y BARATO INVERTIR EN SALUD



El ejercicio físico en tiempo de ocio es importante para mantener la salud (pasear, pedalear, nadar, ejercicios de fuerza en gimnasio, o incluso bailar). Pero también es importante el ejercicio para ir al trabajo. Nuestros antepasados tenían menos obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares porque hacían más actividades físicas y menos sedentarismo, ya desde niños.

A lo largo de la evolución, nuestros genes y nuestro metabolismo han estado modulados por la actividad física. La obesidad es el resultado de desequilibrios energéticos crónicos que se materializan en la acumulación de grasas. 

Existen estudios clínicos y epidemiológicos que así lo muestran. En varios estudios se analizan algunas posibles explicaciones del beneficio del ejercicio y la dieta saludable a nivel de los procesos de balance energético, inflamación crónica y estrés oxidativo.

En la obesidad y sobrepeso los marcadores de inflamación y de estrés oxidativo están elevados; por el contrario, el ejercicio regular practicado voluntariamente potencia el sistema antioxidante y anti-inflamatorio, a la vez que induce sensación de bienestar, permite un mejor control del peso corporal y corta el círculo vicioso de más inflamación-más obesidad-todavía más inflamación.

El ejercicio físico es tan bueno para el cuerpo como para la mente (“mens sana in corpore sano” según las Sátiras de Juvenal)

En un estudio de cohortes en Gran Bretaña han demostrado el efecto positivo (mos enfermedad cardiovascular, menos cáncer, y más longevidad) de desplazarse al trabajo haciendo ejercicio, andando, en bici, etc.

En el estudio se incluyeron 263 450 participantes que tenían un empleo remunerado o que trabajaban por cuenta propia y que no siempre trabajaban en el hogar. Los principales parámetros observados fueron muertes por cualquier causa, Enfermedad Cardio Vascular (ECV) y cáncer; así como incidencia de ECV y cáncer fatales o no fatales. La variable de exposición fue el modo de transporte utilizado (no activo, en bicicleta, caminando o mezclado) para ir al trabajo.

Los factores sociodemográficos (sexo, edad, índice de privación y etnia), el tabaquismo, el índice de masa corporal, el tiempo de ocio, la actividad física ocupacional y de bricolaje, el comportamiento sedentario y la ingesta alimentaria se trataron como posibles factores de confusión, al igual que una serie de enfermedades crónicas línea base, en modelos que incluían participantes con estas condiciones.

Los resultados del estudio mostraron que la mediana del período de seguimiento fue de 5.0 años para todas las causas, ECV y mortalidad por cáncer y de 2.1 años para ECV y cáncer casuales. Durante el período de seguimiento, un total de 2430 participantes murieron (496 relacionados con enfermedades cardiovasculares y 1126 relacionados con el cáncer); 1110 tuvo CVD casual y 3748 cáncer.

El caminar para ir al trabajo se asoció con un menor riesgo de mortalidad y de ECV. Sin embargo, los desplazamientos diarios en bicicleta se asociaron con el menor riesgo de estos, así como con menores riesgos de mortalidad por todas las causas y cáncer. Los efectos eran  dependientes de la dosis para todos los resultados (mas ejercicio, mejores resultados).

El desplazamiento en modo mixto se asoció con algunos beneficios, pero solo si el componente activo comprendía el ciclismo. Estas asociaciones fueron independientes del sexo, la edad, la privación, la etnia, el tabaquismo, la actividad física recreativa y ocupacional, el comportamiento sedentario, los patrones dietéticos y otros factores de confusión, incluido el índice de masa corporal y las comorbilidades. 

Estos resultados son relevantes, porque los desplazamientos diarios activos contribuyen de manera importante a la actividad física total. Fomentar los desplazamientos activos, particularmente en bicicleta, puede ser un enfoque viable para brindar beneficios de salud relacionados con la actividad física a nivel de la población.

El desplazamiento total o parcial en bicicleta se asoció con un menor riesgo de una variedad de resultados adversos para la salud (Cáncer, ECV y muerte prematura). El desplazamiento caminando se asoció con un menor riesgo de resultados adversos de ECV.

Estos hallazgos, sugieren que la salud de la población puede mejorarse mediante políticas que aumenten los desplazamientos activos, particularmente el ciclismo, como la creación de carriles bici, esquemas de alquiler o compra de bicicletas y una mejor provisión para utilizar en combinación con el transporte público.

Además tiene el beneficio añadido de ahorrar costes sanitarios y de hacer un Sistema de salud sostenible en el futuro.

Referencias:
·         Carlos A Celis-Morales,et al. Association between active commuting and incident cardiovascular disease, cancer, and mortality: prospective cohort study
BMJ 2017; 357 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.j1456 (Published 19 April 2017).



martes, 19 de diciembre de 2017

PRONTO SE CONTROLARA LA VELOCIDAD DE LOS COCHES Y SE EVITARA CHOQUES EN CADENA


Imagen tomada de:
 Todos hemos visto como en días de niebla hay choques en cadena de 10, 50 o 100 coches. Esto se evitará en el futuro próximo con “Cruise control designs” que han desarrollado en el MIT en EEUU y que también se está estudiando en Europa.
El principio es sencillo y lo llevan aplicando las aves en sus migraciones desde hace millones de años.
Si se guarda la suficiente distancia entre coches y se controla la velocidad se evitan los atascos en acordeón que vemos a menudo y los choques en cadena.
Pero conducir así evitando atascos “efecto acordeon” en los accesos a grandes ciudades podría tener un efecto dramático en la reducción del tiempo de viaje y el consumo de combustible sin tener que construir más carreteras o hacer otros cambios a la infraestructura ", agregó Horn co-autor del estudio en un comunicado de prensa del MIT.
Y para reforzar la distancia y la velocidad de los coches automáticamente, Horn tiene otra idea: sistemas de control de crucero y sensores de parachoques en la parte delantera y trasera para evitar que los automóviles se muevan demasiado cerca el uno del otro.
Se va a probar esta teoría en una investigación financiada por Toyota.
El nuevo estudio fue inspirado cuando los investigadores observaran bandadas de estorninos moviéndose juntos. Lo mismo ocurre con los bancos de peces.
"Las aves han estado haciendo esto durante siglos", dijo Horn. "Para programar este comportamiento, hay que controlar la distancia por delante y por detrás de los que conducen alrededor de ti y no solo a los que están frente a ti".
Los hallazgos sugieren que controlar el espacio entre los automóviles reduciría las fluctuaciones en la velocidad, las llamadas perturbaciones, que en última instancia causan desaceleraciones y frenazos incontrolados.
"Nuestro trabajo muestra que, si los conductores mantienen una distancia igual entre los autos a cada lado, esas perturbaciones desaparecerían a medida que viajan en régimen laminar de tráfico, en lugar de formarse turbulencias efecto acordeón y crear un atasco", dijo Horn.
Referencias:         
https://medlineplus.gov/news/fullstory_170487.html

viernes, 15 de diciembre de 2017

EL EJERCICIO INTENSO MEJORA LOS SINTOMAS DEL PARKINSON


Imagen sacada de: https://medlineplus.gov/news/fullstory_170380.html


La enfermedad de Parkinson, también denominada parálisis agitante o simplemente párkinson, es una enfermedad neurodegenerativa crónica, caracterizada por bradicinesia (movimiento lento), rigidez (aumento del tono muscular) y temblor.Sus síntomas principales son trastornos del movimiento, sin embargo, también desencadena alteraciones en la función cognitiva, depresión, dolor y alteraciones en la función del sistema nervioso autónomo.

La enfermedad de Parkinson aumenta su severidad con el tiempo, como consecuencia de la destrucción progresiva, por causas que todavía se desconocen, de las neuronas pigmentadas de la sustancia negra.

"Si tiene la enfermedad de Parkinson y desea retrasar la progresión de sus síntomas, debe hacer ejercicio tres veces por semana con un ritmo cardiaco entre 80 y 85 por ciento máximo. Es así de simple", dijo el coautor del estudio publicado en JAMA neurology el 11 de Diciembre del 2017, Daniel Corcos.
Sin embargo, un nivel de ejercicio más "moderado"  de frecuencia cardíaca (< 66% de las pulsaciones máximas) no fue efectivo para desacelerar la enfermedad, dijeron los investigadores.
Como explicó el equipo de Corcos, los medicamentos para el Parkinson causan efectos secundarios dañinos y su efectividad disminuye con el tiempo, por lo que se necesitan nuevos tratamientos. Es aquí donde el ejercicio sin riesgo es una ayuda esencial. "Mientras más temprano se intervenga, (con ejercicio intensivo) en desarrollo de la enfermedad, es más probable que pueda prevenir la progresión de la enfermedad".
Sin embargo, la magnitud exacta del efecto permanece desconocida.
"Demoramos el empeoramiento de los síntomas durante seis meses, para demostrar que  podemos prevenir la progresión por más de seis meses se requerirán más estudios", dijo Corcos.
Pero los hallazgos desafían la creencia arraigada de que el ejercicio intenso es demasiado estresante físicamente para las personas con la enfermedad de Parkinson, agregó.
El nuevo estudio incluyó a 128 pacientes, de entre 40 y 80 años, que tenían Parkinson en etapa temprana y aún no estaban tomando medicamentos para la enfermedad.
Algunos de los pacientes realizaron entrenamientos intensos (80% de la frecuencia cardiaca max.) en cintas de correr, tres veces por semana durante seis meses, otros hicieron entrenamientos de intensidad moderada (66% de la frecuencia cardiaca max.)  y un grupo de control no hizo ejercicio.
Los resultados demostraron que el ejercicio intenso era seguro y evitaba el empeoramiento los síntomas del Parkinson, medido por la Escala unificada de evaluación de la enfermedad de Parkinson (que monitoriza como la pérdida de control muscular, el temblor, la rigidez, la lentitud y el deterioro del equilibrio.
La puntuación del cambio motor en la Escala unificada del grupo de Ejercicio de alta intensidad fue de 0.3 (IC 95%, -1.7 a 2.3) en comparación con 3.2 (IC 95%, 1.4 a 5.1) en el grupo control.
"Varias líneas de evidencia apuntan a un efecto beneficioso del ejercicio en la enfermedad de Parkinson", dijo en el comunicado de prensa el Dr. Codrin Lungu, director del programa del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular de los EE. UU. Falta por determinar que tipos de ejercicio son los más efectivos.
El Parkinson afecta a aproximadamente 1 millón de personas en los Estados Unidos. La incidencia aumenta con la edad, y los hombres tienen 1,5 veces más probabilidades que las mujeres de tener el trastorno, según la Parkinson's Foundation.
Referencias:
1.       Margaret Schenkman; Daniel M. Corcos, PhD et al. Effect of High-Intensity Treadmill Exercise on Motor Symptoms in Patients With De Novo Parkinson Disease: A Phase 2 Randomized Clinical Trial. JAMA. December 11, 2017


viernes, 8 de diciembre de 2017

LA TESTOSTERONA ALIADA DEL SISTEMA INMUNITARIO


Imagen sacada de: De Adrian Pingstone - Adrian Pingstone, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=64244

La testosterona es una hormona sexual que tenemos los mamíferos, reptiles y aves. Tiene multiples efectos en el organismo siendo los principales:

·        Efectos anabólicos incluyen el crecimiento de la masa muscular y fuerza, el incremento de la densidad ósea y fuerza, y la estimulación del crecimiento longitudinal y la maduración de los huesos.
·        Efectos androgénicos incluyen la maduración de los órganos sexuales, particularmente el pene y la formación del escroto en el feto, y después del nacimiento (usualmente en la pubertad) una profundización de la voz, crecimiento de la barba y vello axilar. Muchos de estos caen en la categoría de caracteres sexuales secundarios.
Además la hormona tiene efectos en el cerebro y en el sistema inmune.

El asma es una enfermedad básicamente caracterizada por, entre otros síntomas, la opresión en el pecho, las sibilancias y la falta de aliento y que padecen cerca de 300 millones en todo el planeta.

Y una enfermedad que, si bien sobre todo frecuente en niños y adolescentes, también resulta ciertamente común en la etapa adulta. Muy especialmente en la población femenina. De hecho, la cifra de mujeres adultas afectadas duplica a la de los varones. Y ahora, un estudio dirigido por investigadores del Centro Médico de la Universidad Vanderbilt en Nashville (EE.UU.) parece haber hallado la razón para esta desproporcionada prevalencia en la población femenina.

Como explica Dawn Newcomb, directora de esta investigación publicada en la revista «Cell Reports», «cuando pusimos en marcha nuestro estudio, de verdad creíamos más en que las hormonas ováricas aumentarían la inflamación que en la posibilidad de que la testosterona tuviera un efecto positivo. Así, nos sorprendió el importante papel que juega la testosterona a la hora de reducir la inflamación».

Con la llegada de la menopausia, la incidencia del asma en mujeres comienza a descender. Entonces, y dado que la menopausia se caracteriza por un cambio muy acusado en la producción de hormonas sexuales femeninas, ¿es posible que estas hormonas sean responsables de que la frecuencia del asma en las mujeres adultas duplique a la de los varones de su misma edad?
PUBLICIDAD
Para responder a esta pregunta, los autores recurrieron a cultivos de células tanto humanas como animales –ratones–. Concretamente, utilizaron un tipo de células pulmonares denominadas ‘células linfoides innatas del grupo 2’ (ILC2), responsables de la producción de citoquinas –un tipo de proteína que causa inflamación y promueve la formación de ‘moco’ en los pulmones, lo que dificulta la capacidad para respirar.
Los autores observaron que en los ratones sucede como en los humanos. En las hembras la testosterona suprimió la capacidad de división de las ILC2 y redujo notablemente la producción de citoquinas inflamatorias.
En definitiva, parece que la testosterona juega un papel protector frente al asma, lo que explicaría que la enfermedad sea mucho más frecuente en mujeres que en varones.
 Sin embargo, como recuerdan los investigadores, la aparición y progresión de la enfermedad no está únicamente condicionada por este tipo de hormonas.
Como concluye Dawn Newcomb, «las hormonas sexuales no son el único mecanismo, sino solo uno de los muchos mecanismos que podrían regular la inflamación de las vías aéreas. De hecho, estas hormonas no suponen el único mecanismo importante en el asma».



viernes, 1 de diciembre de 2017

CUANDO LAS BACTERIAS SON NUESTROS ENEMIGOS

 

Imágenes sacadas de: https://es.wikipedia.org/wiki/Bacteroidetes 
https://www.bing.com/images/search?view=detailV2&ccid=pe1I9bjK&id=C4C17C43A974069582F3D034E0D732E8B49369C3&thid=OIP.pe1I9bjKz-FOISIiAgQogAEsDY&q=microbiota+intestinal&simid=608056152838574005&selectedindex=4&mode=overlay&first=1


La microbiota de nuestra flora bacteriana contiene tantas bacterias como células tiene nuestro cuerpo.
Las bacterias beneficiosas para nosotros transforman la fibra alimentaria en otras sustancias que podemos aprovechar e impiden que las bacterias que no son beneficiosas proliferen demasiado y nos causen enfermedades.
Estas bacterias están en el epitelio de las vellosidades intestinales, sobre todo en el colon y se les llama comúnmente flora intestinal o microbiota.
Son centenares de especies de bacterias y levaduras las que constituyen la microbiota.

Realmente, las bacterias y levaduras fermentan las fibras para degradarlas y absorberlas. Este proceso acarrea la producción de ácidos grasos de cadena corta que, aunque parezca un milagro, son precisamente el alimento del que se nutren las células del epitelio. Así pues, favorecen su mantenimiento y, cuando se deteriora, permiten su reparación.

El intestino produce ciertos neurotransmisores, como es el caso de la serotonina (la hormona de la felicidad), de ciertas enzimas (peptidasas y lactasa) y de vitaminas (sobre todo B12 y K), así como de numerosas moléculas mensajeras del sistema inmunitario (ARNm).

Un individuo sano contiene muchas clases de bacterias en su microbiota que se mantienen a raya las unas a las otras.
Con mala alimentación, con obesidad, alcoholismo, abuso de antibióticos y otras enfermedades la diversidad de nuestra biota disminuye y proliferan más las bacterias enemigas (como las bacteroidetes) que las bacterias protectoras.

Las enfermedades periodontales hacen también que proliferen las bacterias enemigas y contribuyan al depósito de colesterol oxidado en las arterias, atraen a los macrófagos que los fagocitan y forman las placas de ateroma. Estas placas al romperse forma ictus y trombos.

Las bacteroidetes son una clase de bacterias muy abundantes en el medio ambiente, en nuestra flora bacteriana en la tierra, el mar y  el tracto digestivo de los animales.

Las Bacteriodetes incluyen el género Bacteroides, un organismo abundante en las heces de animales de sangre caliente incluyendo los seres humanos.

De ahí la importancia de evitar el exceso de grasas triglicéridos y colesterol en la dieta. Sin embargo, hay muchas personas que abusan de las comidas ricas en grasas y no parecen desarrollar esta enfermedad.

En un estudio reciente de la revista Journal of Lipid Research (http://www.jlr.org/) se ha estudiado la contribución de estas bacterias al desarrollo de la aterosclerosis y la  enfermedad cardiovascular.
Hizo análisis de extractos lipídicos de la arteria carotídea humana y de individuos jóvenes y se demostró consistentemente la presencia de diversas clases de lípidos extraños (dipeptida serina, Lipido 654, y el Lípido 430) que proceden de bacterias.

Los niveles relativos de Lípido 654 / Lípido 430 de bacterias orales e intestinales comunes, suero humano y muestras de cerebro de adultos sanos eran mucho menores que los de individuos con enfermedad periodontal.


Más importante aún, la relación de lípidos 430 / lípidos 654 fue significativamente elevada en las carotídeas en comparación con las muestras de la arteria de control.

Estos resultados sugieren que las bacterias comensales Bacteriodetes del intestino y la cavidad oral pueden contribuir a la patogénesis de la aterosclerosis a través del depósito de lípidos de serina dipéptido y de metabolitos en las paredes de las arterias.

De manera tradicional, los investigadores han asumido que los lípidos provenientes de las dietas ricas en grasas son los responsables de la formación de las placas de ateroma. Una ‘creencia’ que, sin embargo, no explica por qué algunas personas que ingieren elevadas cantidades de alimentos ricos en grasas y colesterol, caso de los huevos, la mantequilla y la carne, no acaban padeciendo una enfermedad cardiovascular.
Como refiere Xudong Yao, co-autor de la investigación, «las diferencias químicas entre los lípidos humanos y los bacterianos dan lugar a diferencias sutiles en el peso de estas moléculas.
En este contexto, y una vez se forman las placas de ateroma en los vasos sanguíneos, el sistema inmunitario pone en marcha una respuesta inflamatoria: los macrófagos y otras células inmunes se introducen en los vasos para ‘comerse’ los lípidos y, así, destruir las placas. En muchas ocasiones, sin demasiado éxito. Y es que en su labor de ‘limpieza’, las células inmunes se multiplican y, lejos de cumplir con su cometido original, acaban ‘anclándose’ y engrosando estas placas, acelerando el desarrollo de la aterosclerosis.
Como apuntan los autores, «en este caso, es posible que, quizás, el sistema inmune desencadene la inflamación porque cuanto se encuentra con los depósitos lipídicos en las paredes arteriales reconoce que estos lípidos no tienen un origen humano».

El siguiente paso será analizar las placas de ateroma en mayor profundidad para ver dónde se acumulan exactamente estos lípidos bacterianos. Como concluye Frank Nichols, «si descubrimos que los lípidos de estas bacterias específicas se disponen dentro de la placa en lugar de en las paredes arteriales, entonces tendríamos una evidencia más convincente de que estas moléculas grasas de las especies de ‘Bacteroidetes’ se asocian a la progresión de la aterosclerosis y, por ende, a la enfermedad cardiovascular»

Extraído de
Reza Nemati, et al. Deposition and hydrolysis of serine dipeptide lipids of Bacteroidetes bacteria in human arteries: relationship to atherosclerosis. J. Lipid Res. 2017 58:(10) 1999-2007. 

viernes, 24 de noviembre de 2017

LO QUE A NUESTRO CEREBRO SER ESPECIAL



El cerebro humano es especial. ¿ Es por la anatomía del cerebro, a nivel molecular, la cultura, o todo a la vez?
Aunque los cerebros de primates no humanos son similares a los nuestros, la disparidad entre ellos y nuestras capacidades cognitivas nos dice que la similitud que aparece en un primer análisis anatómico no es lo más importante y que las diferencias están a nivel de transcripción y expresión de genes, asi como en la producción de neurotransmisores relacionados con la actividad motora, mucho mas potente en humanos.
En la teoría de la evolución es importante conocer si las diferencias entre especies se pueden explicar por el modelo evolutivo o si por el contrario se necesita una intervención divina para explicar la naturaleza del cerebro humano.
Es importante apuntar la plasticidad del cerebro humano y señalar que sus capacidades se adquieren por socialización. Un niño humano aislado sin contacto con humanos apenas progresaría. El progreso a nivel cerebral lo da la cultura. Para aprender a hablar y todo lo demás hace falta el contacto con humanos.
El investigador Sousa et colaboradores han realizado análisis histológicos y de transcriptoma de 16 regiones del cerebro, para ver qué hace que los cerebros humanos sean diferentes de los de los primates no humanos. Varios genes expresados diferencialmente, como los que codifican factores de transcripción, podrían alterar los programas de transcripción.
Otros se asociaron con sistemas neuromoduladores. Además, las interneuronas dopaminérgicas encontradas en la neocorteza humana estaban ausentes de la neocorteza de simios africanos no humanos.
Tales diferencias en los programas de transcripción neuronal pueden ser la base de una variedad de trastornos del neurodesarrollo.
La integración con datos transcriptómicos de células individuales humanas reveló diferencias de expresión de especies específicas a nivel global, regional y celular en genes que representan distintas categorías funcionales.
Por ejemplo en las interneuronas subpaliales extrañas que expresan genes de biosíntesis de dopamina enriquecidos en el cuerpo estriado humano y ausente en el mono neocortex africano no humano.
Los resultados aparecen publicados hoy en Science, la conclusión es que predomina la similitud a nivel molecular entre las tres especies y en todas las áreas analizadas. Lo segundo, es que las diferencias aparecen justo donde no se esperaba encontrarlas.
“Todos apostábamos por ver más diferencias en la corteza prefrontal, donde reside el pensamiento complejo”, explica Tomás Marqués-Bonet, genetista del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona y coautor del estudio. La acción de los genes en esta zona resulta muy similar en los tres primates.
En cambio, el área con una actividad más característicamente humana es el cuerpo estriado, una actividad superior de las neuronas inhibidoras y la expresión superior de dos genes relacionados con la producción de dopamina, un neurotransmisor esencial cuya pérdida provoca párkinson.
También aparecen divergencias en el cerebelo —una de las zonas más primitivas del cerebro— en la expresión del gen ZP2, otra sorpresa, pues está relacionado con las probabilidades de que los espermatozoides fecunden el óvulo. Dentro de la corteza prefrontal humana, está más activo el gen MET, relacionado con el autismo.
Los investigadores han creado el mapa más completo de la expresión génica en el cerebro de humano y primates y piensan que estudiarlo en detalle llevará años a su equipo y a muchos otros.
Bruner investigador del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (CENIEH).  ha estudiado el precúneo, una zona de la corteza parietal que es extraordinariamente grande en humanos actuales comparados con otros homínidos, incluidos los neandertales. Esta zona “es la base de la imaginación y de la simulación.
El lenguaje escrito plantea un rompecabezas para los neurocientíficos. Desbloquear el significado en una cadena de símbolos requiere circuitos neuronales complejos. Sin embargo, los humanos han estado leyendo y escribiendo durante solo 5000 años, demasiado cortos para grandes cambios evolutivos. En cambio, la lectura probablemente depende de los circuitos que originalmente evolucionaron para otros fines. ¿Pero cuáles?
Ya entre humanos lo más importante es la exposición a la cultura y ello depende de la edad . Es importante en etapas de la infancia el contacto con la cultura.
Para investigar, el neurocientífico cognitivo Stanislas Dehaene, del Instituto Nacional de Salud y de la Investigación Médicale en Gif-sur-Yvette, Francia, se asoció con colegas en Francia, Bélgica, Portugal y Brasil para escanear los cerebros de 63 voluntarios, incluyendo 31 que aprendieron a leer en la infancia, 22 que aprendieron como adultos y 10 que eran analfabetos.
Aquellos que podían leer, independientemente de cuándo aprendieron, exhibieron respuestas más vigorosas a las palabras escritas en varias áreas del cerebro que procesan lo que vemos, el grupo informa en línea hoy en Science.
Con base en trabajos previos, Dehaene ha argumentado que una de estas áreas, en la unión del lóbulo occipital izquierdo y temporal del cerebro, es especialmente importante para la lectura. En personas alfabetizadas, pero no analfabetas, las palabras escritas también activan la actividad cerebral en partes del lóbulo temporal izquierdo que responden al lenguaje hablado. Eso sugiere que la lectura utiliza circuitos cerebrales que evolucionaron para soportar el lenguaje hablado, una innovación mucho más antigua en la comunicación humana, dice Dehaene.
Tiene sentido que la lectura dependa de regiones cerebrales que originalmente evolucionaron para procesar la visión y el lenguaje hablado, dice Dehaene. Pero esta reutilización puede haber implicado una compensación. Los investigadores encontraron que en las personas que aprendieron a leer temprano en la vida, una región más pequeña de la corteza occipital-temporal izquierda respondía a las imágenes de las caras que en los voluntarios analfabetos. Dehaene sugiere que la lectura puede competir con otras tareas, como la percepción de la cara, para acceder a esta parte del cerebro. Si es así, ¿el hecho de aprender a leer puede empeorar la gente al reconocer rostros? Los experimentos para probar esto ya están en marcha, pero Dehaene dice que no espera ver una gran diferencia.
Referencias:


viernes, 17 de noviembre de 2017

MULTIPLES CAUSAS DE LAS DEPRESIONES




.
Imágenes tomadas de: https://terapiasvigo.es/como-superar-la-depresion/

En estos días de otoño con más frio y menos luz las personas predispuestas están con más riesgo de estrés y depresión
Algunas personas desarrollan depresión con el cambio de estación, trastorno afectivo estacional (SAD), esta forma de depresión afecta a entre el 1% y el 2% de la población, en particular las mujeres y los jóvenes.
SAD parece ser desencadenado por una exposición más limitada a la luz del día; por lo general, aparece durante los meses de otoño o invierno y desaparece en la primavera. Los síntomas son similares a la depresión general e incluyen letargo, pérdida de interés en actividades que alguna vez fueron placenteras, irritabilidad, incapacidad para concentrarse y un cambio en los patrones de sueño, el apetito o ambos.
Para combatir SAD, los médicos sugieren ejercicio, particularmente actividades al aire libre durante el día. Exponerse a la luz artificial brillante también puede ayudar. La terapia de luz, también llamada fototerapia, generalmente implica sentarse cerca de una fuente de luz

La depresión es una condición inhabilitante con un profundo impacto en la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo. Hay muchos grados de depresión, algunas muy severas que requieren tratamiento farmacológico y otras mas benignas que se pueden curar con terapias conductuales y cambios en la forma de pensar.

A menudo se dice que la depresión es el resultado de un desequilibrio químico, pero esa forma de hablar no refleja lo compleja que es la enfermedad. La investigación sugiere que la depresión no surge simplemente por tener demasiados o muy pocos neurotransmisores cerebrales, sino dependiendo de la sensibilidad de los emisores y receptores de las conexiones sinápticas, de la destrucción de conexiones neuronales o de la destrucción de neuronas en ciertas zonas del cerebro..

Hay muchas causas posibles de depresión, incluida la regulación defectuosa del estado de ánimo por parte del cerebro, la vulnerabilidad genética, los acontecimientos estresantes de la vida, los medicamentos y ciertos problemas médicos.

El estado de ánimo se ve afectado por docenas de genes, y como nuestra dote genética es diferente para cada persona y ademas se modula según el ambiente sociocultural en que vivimos, nuestras depresiones dependen de muchos factores.

A medida que los investigadores identifiquen los genes implicados en los trastornos del estado de ánimo y comprendan mejor sus funciones, el tratamiento pueda llegar a ser más individualizado y más exitoso.

Por ejemplo ciertas variantes de genes predisponen a la depresión, y ciertos ambientes en persona predispuestas pueden disparar la depresión.

Por lo tanto es necesario un correcto diagnóstico del tipo de depresión (hereditaria, grave, benigna, producida por estrés, etc.) antes de determinar cuál sería el mejor tratamiento.

En depresiones leves inducidas por estrés crónico es interesante la combinación de ejercicio físico y de terapia conductual y cognitiva.

Se puede pensar que el ejercicio produce endorfinas y aumenta la autoestima lo que ayuda a combatir la depresión; pero aún hay más.

Investigadores suecos han descrito en ratones un mecanismo por el cual el músculo esquelético al ejercitarse eleva los niveles del activador de cooperación de Peroxisome PGC-1α1 (proteína que regula la energía celular) inducido por la práctica del ejercicio.

Esto cambia el metabolismo de una quinurenina y protege de la depresión inducida por el estrés. Esta proteína también esta desequilibrada en sedentarios, obesos y diabéticos.

La activación de la vía / δ PGC-1α1-PPAR aumenta la expresión de músculo esquelético de las aminotransferasas quinurenina, mejorando así la conversión de quinurenina en ácido quinurénico, un metabolito incapaz de cruzar la barrera sangre-cerebro.

Reducir quinurenina plasma protege al cerebro de los cambios inducidos por el estrés asociados con la depresión inducida por el estrés leve crónico.

El uso de tecnologías de imagen cerebral ha permitido comprender mejor qué regiones del cerebro regulan el estado de ánimo y cómo otras funciones, como la memoria, pueden verse afectadas por la depresión. Las áreas que desempeñan un papel significativo en la depresión son la amígdala, el tálamo y el hipocampo.

La investigación muestra que el hipocampo es más pequeño en algunas personas deprimidas. En promedio, el hipocampo fue 9% a 13% más pequeño en mujeres deprimidas en comparación con aquellos que no estaban deprimidos. Cuantos más episodios de depresión tenga una mujer, menor será el hipocampo.

El estrés, que juega un papel en la depresión, puede ser un factor clave aquí, ya que los expertos creen que el estrés puede suprimir la producción de nuevas neuronas (células nerviosas) en el hipocampo.

Ciertos medicamentos aumentan inmediatamente la concentración de mensajeros químicos (serotonina) en el cerebro.  Si se aumenta el nivel de estos neurotransmisores se vuelven a formar nuevas conexiones neuronales y desaparece la depresión al cabo de unas semanas

Áreas cerebrales afectadas por la depresión:

Amigdala: la amígdala es parte del sistema límbico, un grupo de estructuras  en el cerebro que está asociado con emociones como la ira, el placer, la tristeza, el miedo y el deseo sexual.

Talamo: El tálamo recibe la mayoría de la información sensorial y la transmite a la parte apropiada de la corteza cerebral, que dirige las funciones de alto nivel como el habla, las reacciones de comportamiento, el movimiento, el pensamiento y el aprendizaje.

Hipocampo: El hipocampo es parte del sistema límbico y tiene un papel central en el procesamiento de la memoria a largo plazo y la recolección. La interacción entre el hipocampo y la amígdala podría explicar el adagio "una vez mordido, dos veces tímido". Es esta parte del cerebro la que registra el miedo cuando te enfrentas a un perro ladrador y agresivo, y el recuerdo de esa experiencia te puede hacer desconfiar de los perros con los que te cruzas más adelante en tu vida. El hipocampo es más pequeño en algunas personas deprimidas, y la investigación sugiere que la exposición continua a la hormona del estrés afecta el crecimiento de las células nerviosas en esta parte del cerebro.

Melatonina: El cerebro secreta melatonina por la noche, por lo que períodos más largos de oscuridad en los meses de invierno pueden estimular una mayor producción de esta hormona. Algunos investigadores creen que la terapia de luz ha sido útil en el tratamiento del TAE porque la exposición a la luz alarga artificialmente el día y disminuye la producción de melatonina.

Los siguientes neurotransmisiones y otros, influyen en la depresión:

  • La serotonina ayuda a regular el sueño, el apetito y el estado de ánimo e inhibe el dolor. La investigación apoya la idea de que algunas personas deprimidas han reducido la transmisión de la serotonina. Los bajos niveles de un subproducto de serotonina se han relacionado con un mayor riesgo de suicidio.
    • La norepinefrina contrae los vasos sanguíneos, elevando la presión arterial. Puede desencadenar ansiedad y estar involucrado en algunos tipos de depresión. También parece ayudar a determinar la motivación y la recompensa.
    • La dopamina es esencial para el movimiento. También influye en la motivación y juega un papel en cómo una persona percibe la realidad. Los problemas en la transmisión de la dopamina se han asociado con la psicosis, una forma grave de pensamiento distorsionado caracterizado por alucinaciones o delirios. También está involucrado en el sistema de recompensa del cerebro, por lo que se cree que juega un papel en el abuso de sustancias.



Los psiquiatras y psicólogos cognitivos señalan que la visión del mundo y, en particular, las suposiciones sobre cómo funciona el mundo también influyen en cómo se siente una persona de ánimo.

El ambiente modela nuestro ánimo y forma de pensar cuando ocurren sucesos que nos impactan emocionalmente. Por ejemplo, puede llegar a verse a sí mismo como indigno de ser amado, por lo que evita involucrarse con las personas por miedo de arriesgarse a perder una relación.

O puede ser uno tan autocrítico que no puede soportar la menor crítica de los demás, lo que puede retrasar el progreso de su carrera.
Sin embargo, aunque el temperamento o la visión del mundo pueden influir en la depresión, ninguno de los dos es inmutable. La terapia y los medicamentos pueden cambiar los pensamientos y actitudes que se han desarrollado a lo largo del tiempo.

El estrés tiene sus propias consecuencias fisiológicas. Activa una cadena de reacciones químicas y respuestas en el cuerpo. Si el estrés es de corta duración, el cuerpo generalmente vuelve a la normalidad. Pero cuando el estrés es crónico o el sistema se atasca a toda marcha, los cambios en el cuerpo y el cerebro pueden ser duraderos.


La respuesta al estrés comienza con una señal de la parte de tu cerebro conocida como hipotálamo. El hipotálamo se une a la glándula pituitaria y las glándulas suprarrenales para formar un trío conocido como el eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA), que gobierna una multitud de actividades hormonales en el cuerpo y puede desempeñar un papel en la depresión también.
Cuando se presenta una amenaza física o emocional, el hipotálamo segrega la hormona liberadora de corticotropina (CRH, por sus siglas en inglés), que tiene el trabajo de despertar a su cuerpo.

La CRH sigue un camino hacia la glándula pituitaria, donde estimula la secreción de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH), que pulsa en el torrente sanguíneo. Cuando la ACTH llega a las glándulas suprarrenales, provoca la liberación de cortisol.

El aumento de cortisol prepara su cuerpo para luchar o huir. Su corazón late más rápido (hasta cinco veces más rápido que lo normal) y su presión arterial aumenta. Tu respiración se acelera a medida que tu cuerpo absorbe más oxígeno. Los sentidos afilados, como la vista y el oído, lo ponen más alerta.


La CRH también afecta la corteza cerebral, parte de la amígdala y el tallo cerebral. Se cree que juega un papel importante en la coordinación de los pensamientos y comportamientos, reacciones emocionales y respuestas involuntarias. Las alteraciones en los sistemas hormonales, por lo tanto, bien pueden afectar a los neurotransmisores, y viceversa
.

Los estudios han demostrado que las personas que están deprimidas o tienen distimia generalmente tienen niveles elevados de CRH. Los antidepresivos y la terapia electroconvulsiva son conocidos por reducir estos altos niveles de CRH.

A medida que los niveles de CRH vuelven a la normalidad, los síntomas depresivos retroceden. La investigación también sugiere que el trauma durante la infancia puede afectar negativamente el funcionamiento de CRH y el eje HPA durante toda la vida.

La muerte de uno de los padres o de un ser querido, puede influenciar durante toda la vida, si no se trata. Cuando un individuo desconoce el origen de su enfermedad, no puede superar fácilmente la depresión y ésta se vuelve recurrente.

También puede ocurrir que las mujeres o niños que fueron abusadas física o sexualmente de niños tuvieron respuestas de estrés en muchas situaciones de su vida futura.
Muchos investigadores creen que los traumas tempranos provocan cambios sutiles en la función cerebral que explican los síntomas de depresión y ansiedad.

Mucha gente se siente triste cuando el verano mengua, pero especial que es

Las siguientes enfermedades pueden arrastrar a la depresión o trastornos del estado de ánimo:
• afecciones neurológicas degenerativas, como la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Huntington
• carrera
• algunas deficiencias nutricionales, como la falta de vitamina B12
• otros trastornos endocrinos, como problemas con la paratiroides o las glándulas suprarrenales que hacen que produzcan muy poco o demasiado de hormonas particulares
• ciertas enfermedades del sistema inmunitario, como el lupus
• algunos virus y otras infecciones, como mononucleosis, hepatitis y VIH
• cáncer
• disfunción eréctil en hombres

A veces, los síntomas de depresión o manía son un efecto secundario de ciertos medicamentos, como esteroides o medicamentos para la presión arterial.


Extaído de: