QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

domingo, 29 de enero de 2017

LOS MEJORES DEPORTES PARA MANTENER LA SALUD CARDIOVASCULAR



Imagen extraida de: http://recursosparaeldeporte.blogspot.com.es/2011/04/danzas-del-mundo-begona-rodriguez.html 
Como ya sabemos por numerosos estudios y recomendaciones el ejercicio interválico donde se siguen periodos de recuperación con series de ejercicio intenso, es la mejor forma de entrenarse y también la mas saludable.
La recuperación es la parte mas importante para poder practicar el ejercicio de forma regular y para el desarrollo fisiológico.
La recuperación del sistema músculo esquelético, cardio-respiratorio, cerebral y no menos importante la recuperación del sistema inmunológico.
En las series de ejercicio intenso se llega a producir estrés oxidativo e inflamación y se liberan cantidad de hormonas (adrenalina, dopamina, tiroideas, conversor de angiotensina, etc ) y citoquinas (IL-1, IL-6, IL-4, IL-12, etc. para activar la producción de energía de las grasas y carbohidratos) y factores del crecimiento orgánico (IGF-1, GH ) que permiten la reparación muscular y el crecimiento.
Los deportes de élite al no tener periodos intervalicos de recuperación ponen en jaque al sistema inmune y al sistema antioxidante y por ello no son tan recomendables desde el punto de vista de la salud.

Cualquier ejercicio que se haga de forma regular , incrementando poco a poco la intensidad y las cargas y haciendo de forma intervalica según la forma de cada uno, su edad y condicion fisiológica es bueno para la salud cardiovascular.
Pero hay algunos deportes que destacan sobre los demás poreste beneficio cardio saludable.
Sin embargo la recomendación mas importante es elegir el deporte que mas te guste.

Y siempre es fundamental el deporte que “se practica a largo plazo, tiene una intensidad moderada y modifica el estilo de vida haciendo que desaparezcan hábitos o factores de riesgo significativos como el tabaquismo, la mala dieta o el estrés”, según Emilio Luengo, cardiólogo responsable de Actividad Física del Programa de Empresas Cardiosaludables de la Fundación Española del Corazón (FEC).

Investigadores de Reino Unido, Finlandia, Austria y Australia han trabajado conjuntamente para determinarlo, y los resultados de su estudio se publicaron a finales de 2016 en el British Journal of Sports Medicine (y de ellos se ha hecho eco BuenaVida+): los deportes que reducen en mayor medida el riesgo de fallecer por culpa de una enfermedad del corazón o de tipo vascular son, por este orden, los deportes de raqueta (tenis, pádel, bádminton, squash), la natación y el aeróbic (incluyendo también la danza y otras disciplinas de gimnasia para mantenerse en forma). Por el contrario, el ciclismo, el running, el fútbol o el rugby no mostraron una reducción significativa de las posibilidades de morir por esta causa.
"Podría explicarse por su patrón de ejercicio interválico", apunta el doctor Carlos de Teresa, miembro de la Junta de Gobierno de la Sociedad Española de Medicina del Deporte. "Alternan periodos de actividad a una cierta intensidad con otros de reposo o recuperación. Y son precisamente este tipo de actividades físicas las que han demostrado efectos más positivos para la salud en la población general”, afirma el médico. Como ya subrayó en 2012 un estudio de la Universidad de Notre Dame, en Sídney (Australia), los ejercicios aeróbicos a intervalos de alta intensidad se asocian "a mejor rendimiento cardiovascular y metabólico y encajan como patrón de mejora tanto en población sana como de riesgo".
Para Emilio Luengo, “se trata de actividades deportivas de tiempo libre y con un carácter lúdico, sin un especial componente competitivo; implican un ejercicio aeróbico con movimiento de amplios grupos musculares, pero sin una solicitación extrema de los mismos; y son satisfactorios desde el punto de vista de la inteligencia emocional y social”.

Deportes de raqueta: gasto energético elevado

Un estudio de 2007 realizado por investigadores de las universidades de Maastrich (Holanda) y Carolina del Norte en Chapel Hill (EE UU) puso de relieve que el tenis "está asociado a un menor riesgo de enfermedad cardiovascular (…), reduce la tensión arterial (…) y mejora la función cardiaca". Tanto el tenis como el pádel, el bádminton y el squash son ejercicios que combinan "componentes interválicos de alta intensidad con descansos entre los puntos de juego. Esto provoca un gasto energético elevado que contribuye a controlar el peso graso y a aumentar el peso y la funcionalidad musculares. Esto, a su vez, tiene un efecto beneficioso frente a la obesidad y la diabetes", indica el doctor Carlos de Teresa.
Para la FEC, la obesidad abdominal es un problema que España afecta a un 32% de los hombres y 40% de las mujeres y "tiene efectos muy negativos para la salud: aumenta el riesgo de desarrollar diabetes, gota, hipertensión arterial y, en consecuencia, es también un factor de riesgo cardiovascular". La raqueta, por tanto, es una buena aliada para nuestras arterias.

Natación: muchos músculos implicados

Con la natación se ejercita buena parte de la musculatura corporal. El experto en medicina del deporte revela que además estimula, por una parte, el desarrollo muscular y, por la otra, la coordinación neuromuscular. A nivel cardiovascular, este último efecto es clave, ya que “implica una actividad neurológica que facilita el control de la presión arterial. Asimismo, el aumento de la masa muscular que se consigue con la natación incrementa también el gasto energético, lo que mejora el perfil lipídico (el nivel de grasas en sangre tales como el colesterol y los triglicéridos) y el peso graso".
Otra ventaja de esta actividad es que no produce impactos en las articulaciones, por lo que puede empezar a practicarse se tengan los años que se tengan. La importancia de este dato reside en que la edad es un factor de riesgo cardiovascular. "La prevalencia y la incidencia de insuficiencia cardiaca se duplica cada década a partir de los 40-45 años", dice la FEC en su página web.

Aeróbic: buena coordinación neuromuscular

En la gimnasia tipo aeróbic o la danza, al igual que en la natación, también interviene una coordinación neuromuscular positiva para nuestro sistema cardiovascular. Ayuda a mantenernos en un peso saludable: según esta tabla de la Universidad de Harvard (EE UU), con 30 minutos de danza una persona de 70 kilos perdería unas 223 calorías; unas 260 calorías en el caso de 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado. Además, este tipo de actividades “tienen un componente lúdico, que aporta todos los efectos beneficiosos que se contraponen a los producidos por el estrés”, señala de Teresa.
En cuanto a disciplinas como el running o el ciclismo —no tan eficientes según el estudio publicado en BJSM—, el médico opina que “son ejercicios magníficos para favorecer la salud del corazón y los vasos sanguíneos. Sin embargo, pueden ver reducida su potencialidad debido a que se practican, generalmente, a una alta intensidad.

Extraído de:

sábado, 21 de enero de 2017

UTILIDAD DE LOS TEST GENETICOS EN NUTRICION, DEPORTE Y PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES






 Imagen extraída de: http://news.anticoagulados.info/n/300316/ac.html

Desde que se completo el estudio del genoma humano (30.000 genes funcionales) y una vez conseguido abaratar el coste de las pruebas y el tiempo de pruebas en miles de genes, las aplicaciones de los tests genéticos aumentan cada día.

Hoy en día se usan las pruebas genéticas para la medicina personalizada, en concreto para aplicar el tratamiento mas adecuado en caso de cáncer (con pruebas genéticas se ve que medicamento es el mas adecuado y que medicamento no tiene efecto positivo).
De tal forma que los modernos bio-medicamentos complejos y caros, llevan asociados una batería de pruebas genéticas que determinan para que variantes genéticas de personas deben de ser utilizados con el máximo provecho y para que variantes geneticas el beneficio no es apreciable.

La nutrí-genética tiene como objetivo estudiar como las distintas variantes genéticas de las personas influyen en el metabolismo de los nutrientes y la dieta en general. 

La nutrigenómica estudia la interacción de los genes con los nutrientes, es decir cómo los nutrientes pueden activar y desactivar determinados genes. Las dietas con alimentos saludables activan genes beneficiosos para prevenir los factores de riesgo de padecer enfermedad. Por el contrario las malas dietas, el tabaco, el sedentarismo activan ( o mutan) genes que incrementan el riesgo de padecer enfermedades.


Es decir ciertas personas tienen variantes genéticas que les permiten metabolizar rápidamente la cafeína, por lo que pueden tomar muchas mas tazas de café diarias que otras que tienen otras variantes. Lo mismo ocurre con el consumo de grasas y la tensión arterial, la obesidad o la Dislipemia. Las personas con ciertas variantes en varios genes no pueden consumir las del 10% recomendado de la energía en forma de grasas saturadas sin el riesgo de sufrir hipertensión, obesidad y dislipemia. Sin embargo otras personas con otras variantes en esos mismos genes no tienen esos riesgos.

Pero como todo en la vida es complejo existe la interacción entre los genes y el medio ambiente. Tener una predisposición genética determinada no significa que se vaya a tener necesariamente la enfermedad si a través de dieta sana, hábitos saludables y ejercicio se desactivan los genes malos y se activan los genes protectores de la salud.

Así pues las pruebas genéticas nos pueden predecir el riesgo a sufrir la enfermedad. Pero todavía faltan estudios para determinar que medio ambiente nos puede proteger de ese riesgo.

Además existen consideraciones éticas de si una persona debe, o no; quiere o no conocer los riesgos que tiene genéticamente (por ejemplo a padecer Alzheimer) y si se debe informar a la familia, a los agentes económicos y sociales.

Por ejemplo sacado del Curso de Nutrigenómica para la Salud y el Deporte(1):
El APOE gen de la apolipoproteina E tiene tres alelos en la población humana: el E2, E3 y el E4
Las personas con el alelo E4 (al menos 30% de los pacientes con Alzheimer) tienen mas probabilidad de padecer Alzheimer, que las personas que tienen los alelos E2 y E3 (sin embargo otro 30% de los pacientes con Alzheimer no tienen el alelo E4). Es decir que los pacientes tienen Alzheimer no solamente por tener E4 sino por otras causas.

El 75% de los genes humanos asociados a enfermedades también los tiene la mosca Drosophila. Es decir que en el proceso de evolución de las especies los genes pasan de unas a otras.
Algunas enfermedades se deben a mutaciones en un solo gen como hemofilia fenilcetonuria etc. Son fáciles e diagnosticar y a veces de prevenir.
Pero lo normal es que haya muchos genes involucrados, como en :
-Alzheimer
-Asma
- Enfermedades autoinmunes tales como esclerosis múltiple
- Cánceres
- Ciliopatías
- Paladar hendido
- diabetes
- enfermedad del corazón
- hipertensión
- Enfermedad inflamatoria intestinal
- Discapacidad intelectual
- desorden de ánimo
- obesidad
- Error de refracción
- esterilidad
-etc.

Cada día hay mas laboratorios que ofrecen pruebas genéticas a un precio razonable para las personas que quieran conocer sus riesgos a determinadas enfermedades o sus potencialidades para triunfar en determinados deportes o profesiones en la vida.
En deportes se puede predecir el impacto de la variante genética y las siguientes capacidades:
-Altura
-Control del peso
-Capacidad de control del apetito
-Capacidad de producción de energía (por grasas o Hidratos de carbono)
-Capacidad respiratoria
-Capacidad de vasodilatación arterial
-Hematocrito
-Capacidad muscular
-Capacidad cardiovascular
-Motivación
-Capacidad de sufrimiento
-Etc.

El tener aptitud para un deporte no significa que se vaya a triunfar sin dedicación y esfuerzo. Un correcto entrenamiento es siempre necesario además de una buena dotación genética para ser un buen futbolista, atleta o ciclista.
Actualmente hay que ser cauto sobre la utilidad de estas pruebas pero todo parece que tienen un espléndido futuro.

Referencias:
(1)   Curso de Nutrigenómica para la Salud y el Deporte impartido por https://institutonutrigenomica.com/

domingo, 8 de enero de 2017

LO QUE CONSEGUIMOS A FUERZA DE RUMIAR PENSAMIENTOS NEGATIVOS EN UN MOMENTO DE VULNERABILIDAD




imagen extraida de: https://vsearch.nlm.nih.gov/vivisimo/cgi-bin/query-meta?v%3Aproject=medlineplus&v%3Asources=medlineplus-bundle&query=mood+disorders

Los trastornos del estado de ánimo son un conjunto de trastornos definidos en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM IV TR) cuya principal característica subyacente sería una alteración del estado de ánimo del individuo. Suelen diferenciarse dos grupos de trastornos del estado de ánimo, en función de si incluyen o no la presencia de episodios de manía o hipomanía: los trastornos depresivos y los trastornos bipolares.
De los trastornos depresivos, el más conocido es el trastorno depresivo mayor, habitualmente conocido como «depresión clínica» o «depresión mayor»

La prevalencia de algunos trastornos del estado de ánimo, como la depresión mayor, se duplica en las mujeres. Ello ocurre en situaciones delicadas de vulnerabilidad de la mujer (problemas familiares, laborables, relación de pareja, deterioro por la edad, después del parto, etc).
Algunas personas experimentan cambios de humor graves durante el invierno, cuando hay menos luz solar. Esta condición se llama trastorno afectivo estacional o TAE. TAE es un tipo de depresión. Suele mejorar en primavera y verano.
Pero existen otras depresiones mayores mas profundas, en personas con presdisposición genética. La depresión es un trastorno del cerebro. Existen muchas causas, incluyendo factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos. La depresión puede comenzar a cualquier edad, pero suele empezar en la juventud o en adultos jóvenes
La depresión se trata eficazmente si se coge a tiempo, con terapia conductual y medicación (antidepresivos de varios tipos).

Si se deja que se cornifique se entra en un agujero negro del que es cada vez mas difícil salir. Se entra en un estado de ánimo reactivo (anhedonia paradójica) y una ganancia de peso significativa o un incremento del apetito; exceso de sueño o somnolencia (hipersomnia); sensación de pesadez en las extremidades (parálisis plúmbea); y un deterioro social significativo como consecuencia de una hipersensibilidad al rechazo social percibido.


La mejor forma de ilustrar la vida del depresivo es con un ejemplo práctico.
Helios Edgardo Quintas sufrió una profunda depresión y ha escrito un libro, Momentos de lucidez. Cómo superé mi depresión, para ayudar a los que la padecen revelando cómo logró salir del pozo y advertir de que "las posibilidades de contraerla son muy grandes y nadie está libre de padecerla".
La depresión es una enfermedad que afecta, según la Sociedad Española de Psiquiatría, a entre el 8% y el 15% de la población mundial a lo largo de su vida y la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en 2030 será la segunda causa de discapacidad. Quintas, de 55 años, originario de Argentina y vecino de Cornellà (Barcelona) desde hace 12 años, ha explicado que en 2010 le diagnosticaron una depresión "que casi acabó" con su vida y que uno de los objetivos de escribir el libro es "ayudar a visualizar la dolencia"

En Momentos de lucidez, Quintas se desnuda emocionalmente y explica con detalles muy personales el proceso por el que pasó durante su depresión al tiempo que enumera distintos síntomas a través de los cuales la enfermedad puede manifestarse, para que los afectados y los que están a su alrededor puedan "comprenderla" y "pasen a la acción".

Según Quintas, escribiendo el libro encontró "un camino para poder ayudar a mucha gente que lo está pasando mal". "Cuando sufrí la enfermedad hubiera querido tener un libro así", subraya. El autor asegura que, aunque "hay cantidad de detalles cotidianos y síntomas descritos en los libros escritos por profesionales, nunca tratan el tema desde el punto de vista de la vivencia", por lo que decidió escribir Momentos de lucidez.

En su libro, el autor describe que cayó en la depresión con "un machaque de pensamientos negativos", que sentía miedo de ser "un farsante" y que postergaba todo, además de padecer una "ira descontrolada" y enfadarse "por todo".

"Hacía autocrítica maligna y no escuchaba opiniones", confiesa, Quintas, que sintió "soledad", "sensación de peligro económico" y sufrió "indecisiones permanentes" con "una amargura constante, miedo y sensación de túnel y de desesperación".

La pérdida de humor le llevó a estar mal con su familia y amigos, tenía insomnio, ardores estomacales, pérdida de memoria y concentración, le tiritaba la mandíbula, llamar por teléfono se le hacía una montaña, en la ducha le asaltaban los pensamientos negativos y llegó a perder su "plan de vida" para pensar en el suicidio.

Diagnóstico, terapia y tratamiento y hacer frente a su jefe para plantearle la idea de que tenía que dejar de trabajar un tiempo, para tratarse de la depresión fue "una de las pruebas más difíciles" que realizó en su vida, rememora. "Fue muy duro reconocer que tenía que tomar medicación" para suplementar la terapia conductual que seguía, y que le ayudó a tener una nueva relación consigo mismo y con su entorno, ha recordado.

El autor explica que durante su tratamiento tenía miedo del contacto con las personas: "Yo antes de la depresión vivía con un sentimiento de culpa y esta culpa me llevó a pensar que no tenía sentido mi vida y que era mejor que me matara" y en cambio, "ahora mi vida tiene todo el sentido del mundo", recalca.


Ver más en:
http://www.20minutos.es/noticia/2928267/0/paciente-depresion-revela-libro-supero-enfermedad/#xtor=AD-15&xts=467263