QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

lunes, 20 de febrero de 2017

DIETA MEDITERRANEA PARA ADELGAZAR Y ESTAR MAS SANO



Imagen extraida de : https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9a/Gazpacho_ingredients.jpg



Parece ser que hay una contradicción en el hecho de que a mas edad en España, la gente suele comer mejor,  sin embargo, suele tener mas sobrepeso y obesidad.

Una posible explicación es que según aumenta la edad se va comiendo mejor; pero lo que se comió entre los 20 y los 30 años es lo que nos dio el exceso de grasa que vemos a los 40 y 50 años (mas aparente en mujeres que han tenido hijos,  por cambios hormonales y en personas ansiosas por la comida, etc.).

A partir de esos  40 y 50 años ya no nos quitamos el exceso de grasa que hemos acumulado, sino que lo mantenemos o aumentamos, si no hacemos suficiente actividad física y principalmente si se come mas de lo que se gasta.
El sobrepeso y obesidad es un proceso acumulativo de larga duración con efectos retardados (ganando 1 g. al dia, serán 10Kg al cabo de 30 años).

En la Comunidad de Madrid, datos de 2004, se observa un 30,4% de sobrepeso y un 8% de obesidad en población adulta de 18 a 64 años, siendo más frecuente en hombres que en mujeres.
La obesidad continua incrementándose a medida que aumenta la edad.

En la población juvenil de 15 y 16 años, la Prevalencia de sobrepeso y obesidad es de 17,3% en chicos y de 6,2% en chicas.
Pero en los mayores es peor, hasta un 43% de los mayores de 65 años presentaba sobrepeso y un 14% obesidad.
En las mujeres españolas se observa un sedentarismo mayor que en los hombres, y que aumenta a medida que lo hace la edad.
Desde el 2004 la situacion no ha dejado de empeorar.

Entrevista con Miguel Angel Martinez Gonzalez, catedrático de la Universidad de Navarra, profesor visitante en Harvard.
 
La evidencia científica indica que, a medida que se aumenta el porcentaje de proteínas vegetales sobre las animales, se reduce brutalmente la mortalidad cardiovascular y por cáncer. La dieta mediterránea, sobre todo el consumo de aceite de oliva virgen extra, frutos secos, frutas, verduras y legumbres, es la mejor opción para una vida sana.
Después, mejor comer pescado que carne y, esta, preferentemente de ave o conejo. También conviene reducir el consumo de azúcar y sal, y llevar una vida menos sedentaria. Usar más las escaleras y menos el ascensor.
¿Por qué a la gente le cuesta tanto adelgazar? Primero, porque hay que tener mucha fuerza de voluntad para perder kilos y no volverlos a recuperar. Pero es que, además, cierta industria alimentaria ejerce gran presión para poner muchos alimentos a nuestra disposición a todas horas, a un coste muy barato y en grandes cantidades. Alimentos ultraprocesados, con gran densidad energética porque les han metido mucha grasa, azúcar y sal, a veces en contra de la naturaleza del producto, como pasa con el kétchup.
La mayor parte de las elecciones de alimentos que hacemos no son muy racionales. El economista Richard H. Thaler, un referente en la teoría de las finanzas conductuales, y Cass R. Sunstein, otro experto en economía conductual, lo explican muy bien en uno de mis libros favoritos, Un pequeño empujón (Taurus).
La gente suele optar por la decisión más fácil, y hay cierta industria que saca beneficios de alimentos no muy saludables. Esto debería cambiar de tal manera que, por defecto, te ofrezcan pan integral. El refresco, sin azúcar. La gente debe ser libre para elegir, pero creo que hay que informar y proteger contra elecciones de personas que no se piensan mucho. Sin forzar. Esto es lo que enseño en medicina preventiva.
El Gobierno acaba de anunciar la creación de una tasa que penaliza el consumo de bebidas carbonatadas. ¿Qué le parece? Soy partidario de que se subvencionen el aceite de oliva virgen extra, las frutas y las verduras a base de gravar el consumo de carne roja y procesada, comida basura y bebidas azucaradas. Así se lanza un mensaje claro de qué es sano y qué no.
Hablaba antes del pan. ¿Es dieta mediterránea? Hemos debatido mucho en torno a este tema. La conclusión a la que hemos llegado es que el pan blanco es uno de los problemas más graves que tenemos en España.
Es como tomar glucosa. Basta con poner un poco de miga en la boca, enseguida sabe dulce. Y eso, especialmente cuando ya se tiene sobrepeso, cierta resistencia a la insulina, es una bomba. Habría que consumir menos y, preferiblemente, integral.
El azúcar es un gran problema. Se añade en grandes cantidades a los refrescos, zumos y productos envasados. Los niños se acostumbran a esos sabores extradulces y, claro, luego no quieren comerse una pera.
Ademas la grasa saturada muy abundante en la bollería, tiene un efecto negativo sobre la salud cardiovascular. Tanto las grasas como el azúcar pueden ser problemáticos.
Por  ejemplo en niños el azúcar de las bebidas  suele ser la causa de la caries dental.
En los últimos años ha habido movimientos responsables dentro de la propia industria alimentaria para retirar las grasas trans [las más dañinas] de sus productos, usar edulcorantes que no sean calóricos y reducir el contenido de sal.
En 2013 concluimos que el consumo de yogur reducía el riesgo de obesidad, pero también dijimos que el consumo de fruta lo reducía aún más. Después de publicar el estudio acabamos nuestra colaboración con ellos y les pedí que no me llamaran más.

La obesidad es ya una epidemia de alcance global. Es la gran pandemia del siglo XXI, y va a provocar el hecho insólito de que en las sociedades desarrolladas retrocedamos en expectativa de vida. En Estados Unidos acabamos de saber que ya ha pasado. Un macroestudio reciente realizado en Israel muestra que incluso la gente cuyo peso está dentro de la normalidad, pero en la parte alta, rozando el sobrepeso, sin ser aún obesos, tiene un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular. La OMS asocia la obesidad con 15 tipos de cánceres. Eso tiene un impacto en la calidad de vida.
Por eso estamos haciendo el ensayo Predimed Plus, para ver si con dieta mediterránea no solo se está más sano, sino también más delgado.
Solo en presencia de una dieta insana, la genética se relaciona con la obesidad. Por supuesto, el papel de la herencia de los padres es clave
En Harvard hicieron un estudio muy interesante en 2012: tomaron 32 genes relacionados con la obesidad y vieron qué pasaba cuando se tomaban bebidas azucaradas. Si no se consumían refrescos azucarados, la genética no predecía nada. Es muy llamativo. Solo en presencia de una dieta insana, la genética se relaciona con la obesidad. Por supuesto, el papel de los padres es clave, y el de la escuela, los profesionales sanitarios, los medios y la cultura del entretenimiento.
La medicina preventiva dice que lo principal es el estilo de vida y la dieta.
La vida es simple: no fumar, estar delgado, tener actividad física, comer sano y controlar la presión arterial, el colesterol, la glucosa y el estrés crónico.
Si se tienen bajo control estas cosas, se reduce en un 76% la mortalidad cardiovascular.
Estamos investigando el efecto de la dieta mediterránea en demencias como el alzhéimer y el párkinson y hemos empezado a ver que también es beneficioso.

No hay comentarios: