QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

jueves, 27 de abril de 2017

LO QUE NOS ATRAE DE LA MUJER CUANDO BUSCAMOS PAREJA




La psicología evolutiva estudia los cambios psicológicos al largo de toda la vida de las personas.
Un aspecto importante es el momento de elección de la pareja de la que nos enamoramos y con la cual tendremos descendencia. Esta elección depende de nuestro cerebro y por lo tanto tiene muchas facetas, algunas de las cuales se pueden explicar desde el punto de vida evolutivo, según el cual buscamos a la mejor persona con la cual nuestros genes se mezclen de la mejor manera y podamos dejar descendencia.

Este proceso se ha ido perfeccionando a lo largo de la evolución humana y ha cambiado con la cultura y con las condiciones socioeconómicas.
Si el ideal de belleza en el pasado fue la gordura y las curvas en la mujer, hoy podría ser lo contrario, la delgadez y la estilización de las formas femeninas.
En otro orden de cosas la evolución ha dado ventaja de supervivencia tanto a las hormigas abnegadas y sacrificadas para que sobreviva la especie con la que comparten genes, como a los pavos reales egoístas que gastan energía en una cola vistosa que será elegida por las hembras al buscar pareja.
La cola sin embargo tiene más riesgo de ser vista por los depredadores y para compensar son las hembras menos vistosas las que cuidan del nido. La evolución adopta variadas estrategias que funcionan.
Si la seguridad económica fue transcendental para elegir pareja para procrear, hoy aun siendo importante se ve superada por la evaluación de la inteligencia en la pareja.
El enamoramiento es un proceso que se inicia en el córtex y que activa al sistema endocrino y promueve respuestas fisiológicas y la secreción de múltiples hormonas tales como dopamina, oxitocina y serotonina.


La oxitocina nos une como grupo, como familia, como tribu y como nación. Es fundamental en situaciones catastróficas para obtener la solidaridad de los demás. Es una hormona segregada en el hipotálamo cerebral, que además regula el hambre, el sueño, la sed, la temperatura corporal, la libido, etc.


Cuando encontramos a la posible pareja en los primeros segundos actúa la vista para evaluar la simetría de la fisonomía de la otra persona, sus ojos, su nariz, su torso, sus mamas, caderas, glúteos, piernas.
Cando entablamos conversación hay otras cosas que nos llaman la atención, su voz, su discurso, sus gestos, su humor, su inteligencia, etc.
Cuando salimos algún tiempo con ella podemos apreciar sus gustos, preferencias, capacidad de hacer cosas juntos y de hacer proyectos para el futuro.

El profesor David Bainbridge, especialista en biología evolutiva de la Universidad de Cambridge,  dice que los hombres se interesan por otras cualidades más allá de una cara y un cuerpo bonito y asegura que ponen la inteligencia muy por encima de los senos grandes y las piernas largas. El ser inteligente podría ser interpretado como ser madre responsable de los hijos.
La belleza, es también una cuestión de simetría
 Hoy en día se valoran los rasgos aniñados y simétricos.
Las modas en el vestir también resaltan estos rasgos. Muchas madres visten como sus hijas.
Para muchos el tamaño de los senos no importa, siempre y cuando sean simétricos, dado que nos sentimos atraídos por el equilibrio visual
Los pechos grandes son más propensos a ser asimétricos y envejecen más rápidamente y los hombres valoran la juventud, sentencia Bainbridge.
Las piernas rectas son sinónimo de salud genética y ausencia de enfermedades de desarrollo según David Bainbridge, Especialista en biología evolutiva de la Universidad de Cambridge
Los hombres también buscan simetría en los rasgos faciales y corporales, ya que sugieren genes “estables”.
Helen Cronin, especializada en darwinismo y evolución humana, plasmó en su libro The ant and the peacock que “la belleza es un indicador del estado de salud y de fertilidad de la mujer y la selección natural ha dado al hombre el gusto por la belleza femenina porque indica todo tipo de cosas relativas a sus cualidades como pareja”.
Tener mayor índice de grasa en los muslos y la parte inferior, sugiere que una mujer ha almacenado suficiente grasa durante la pubertad, para satisfacer adecuadamente los enormes requisitos de un bebé en crecimiento.
De hecho, el desarrollo de los cerebros de los bebés depende de los suministros de grasa de los muslos y partes inferiores de sus madres, especialmente durante la lactancia, ya que la cantidad de estos suministros de grasa puede afectar directamente a la inteligencia del niño y sus posibilidades de supervivencia.
La belleza es un indicador del estado de salud y de fertilidad de la mujer y la selección natural ha dado al hombre el gusto por la belleza femenina porque indica todo tipo de cosas relativas a sus cualidades como pareja”
Extraído de: Helen Cronin , The ant and the peacock

lunes, 17 de abril de 2017

¿TIENES MICROBIOTA AMIGA O ENEMIGA?




Imagen extraida de : http://www.xenciclopedia.com/post/Anatomia/Intestino-Grueso.html

Como sabéis en el cuerpo humano tenemos 10 bacterias en el intestino por cada célula del cuerpo humano. Dichas bacterias son en su mayoría beneficiosas para nosotros porque transforman la fibra alimentaria en otras sustancias que podemos aprovechas y porque impiden que las bacterias que no son beneficiosas proliferen demasiado y nos causen enfermedades.
Estas bacterias están en el epitelio de las vellosidades intestinales, sobre todo en el colon y se les llama comúnmente flora intestinal o microbiota.
Son centenares de especies de bacterias y levaduras las que constituyen la microbiota.

La microbiota se nutre, entre otras cosas, de fibras, que son elementos que se encuentran en nuestra alimentación, pero que no podemos ni digerir ni absorber.

La fibra alimentaria se encuentra de forma abundante en todas las frutas y hortalizas. Resultan indispensables, por una parte, porque regulan el tránsito intestinal y, por otra, porque son necesarias para el mantenimiento del epitelio intestinal. A
 las bacterias y levaduras que recubren la mucosa intestinal les encantan las fibras. Realmente, las bacterias y levaduras fermentan las fibras para degradarlas y absorberlas. Este proceso acarrea la producción de ácidos grasos de cadena corta que, aunque parezca un milagro, son precisamente el alimento del que se nutren las células del epitelio. Así pues, favorecen su mantenimiento y, cuando se deteriora, permiten su reparación.

En efecto, el intestino produce ciertos neurotransmisores, como es el caso del 95% de la serotonina (la hormona de la felicidad), de ciertas enzimas (peptidasas y lactasa) y de vitaminas (sobre todo B12 y K), así como de numerosas moléculas mensajeras del sistema inmunitario (ARNm). Estas sustancias pueden influir en el estrés que padezcamos e incluso determinar nuestro carácter. Y prueba de ello es que si se le practica un trasplante de microbiota intestinal de un ratón aventurero a los intestinos de un ratón temeroso, éste último se vuelve más valiente.

Por otra parte, estas bacterias parecen ser capaces de producir compuestos químicos que regulan el apetito, la digestión y la sensación de saciedad.

Investigadores de los Países Bajos descubrieron que, al trasplantar la microbiota de ratones delgados en los intestinos de ratones con síndrome metabólico (obesidad, diabetes e infecciones vinculadas a la disminución de la sensibilidad a la insulina), se observaba un aumento pronunciado de la sensibilidad a la insulina de los ratones enfermos y, por tanto una mejora de su estado.
Si no se alimenta bien el epitelio intestinal, puede sobrevenir un aumento de la permeabilidad intestinal, en concreto en aquellas personas con intolerancia al gluten y a las proteínas de la leche de vaca. Las bacterias patógenas, proteínas e hidratos de carbono que no se hayan digerido adecuadamente pueden pasar a la sangre y desencadenar reacciones inmunitarias adversas. La consecuencia de ello es una inflamación crónica que, con el tiempo, puede provocar la aparición del síndrome metabólico, además de numerosas enfermedades crónicas vinculadas, como la colopatía funcional, enfermedades cardiovasculares, diabetes de tipo 2 e incluso cáncer.

Los investigadores han demostrado, además, que el intestino es anormalmente permeable ante casos como la enfermedad de Crohn, la espondilitis anquilosante, la artritis reumatoide, la diabetes de tipo 1 y, probablemente, ante la mayoría de las enfermedades autoinmunes.
Hoy en día los médicos cuentan con la posibilidad de realizar trasplantes de microbiota. En realidad, se trata de extraer las heces del colon de una persona (sana) con el fin de introducirlas en el colon de una persona enferma. Se ha comprobado la eficacia de esta práctica en el tratamiento de personas infectadas por una bacteria patógena que se ha hecho resistente a los antibióticos, la Clostidrium difficile, causante de una enfermedad infecciosa que se ha triplicado en diez años en Estados Unidos y que se asocia a 14.000 muertes al año. En Canadá se ha cuadruplicado desde 2003.

Pero, antes de recurrir a medidas extremas, podemos seguir también una serie de hábitos respecto a nuestro modo de vida para recuperar una microbiota de calidad que nos proteja eficazmente de los ataques bacterianos, cuide nuestra inmunidad intestinal y disminuya el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes de tipo 2 y cáncer:

    Antes de tomar antibióticos, hay que asegurarse con el médico o el terapeuta que es indispensable y que no hay otra solución para tratar la enfermedad o el problema que padezcamos.

    No abuse de los productos de limpieza domésticos. Nuestro entorno debe estar limpio; pero hay que evitar que esté demasiado esterilizado.

    Evite los limpiadores antibacterias, sobre todo, las soluciones de limpieza para las manos que se encuentran hoy en día por todas partes (a menos, claro está, que por su profesión -dentista, cirujano, enfermero, etc.- se vea obligados a ello o exista riesgo de epidemia).

    Deje que los niños jueguen al aire libre y acaricien a los animales. Haga jardinería. Retome el contacto físico con la naturaleza.

    Consuma alimentos prebióticos, ricos en fibras, para nutrir la microbiota: leguminosas (alubias, garbanzos, lentejas, etc.), cereales integrales (arroz, espelta, avena, etc.), cebollas, puerros y otras hortalizas, aguacates, plátanos, peras y otras frutas de temporada.

    Consuma alimentos que contengan bacterias probióticas: yogur, chucrut, pepinillos, aceitunas fermentadas…

    Disminuya el consumo de comida rápida, ya que son alimentos que, además, se digieren mal. Muchos alimentos modernos, ricos en grasas saturadas y almidón, apenas contienen fibras y no ofrecen por tanto nada interesante para que fermente en el intestino grueso, por lo que nuestras amigas las bacterias se debilitarán.

    No abuse de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, aspirina, etc.), ya que aumentan la permeabilidad.

En las personas obesas sus bacterias intestinales aprovechan hasta un 20% de las calorías que ingieren utilizando los hidratos de carbono que comen.
En todas las personas nuestras bacterias intestinales que forman la micro-biota digieren los hidratos de carbono y producen ácidos grasos de cadena corta que son cardiosaludables, productos de la fermentación de los azucares presentes en los hidratos de carbono y desgraciadamente también generan los molestos gases.
Según la micro-biota de cada uno cuando, si come exceso de hidratos de carbono, estos pueden fermentar en el intestino y los gases que se producen pueden dar molestias.
Según las bacterias que predominen en nuestro intestino se producirán gases mas o menos desagradables: metano, sulfhídrico.

Individualmente debemos conocer que alimentos nos perjudican con estas molestias  intestinales para ir evitándolos.
Como ultimo remedio a nuestros males se puede hacer un trasplante de una microbiota amiga poco productora de gases desagradables como el sulfidrico, para que remplace a la enemiga que tenemos.

Alimentos:



La fibra es un nutriente esencial para la digestión, la cual ayuda a conservar los microorganismos beneficiosos

Frutas con fibra: Aguacate.rándano.Frambuesa.Manzana.Limón.Mora.Plátano.Caqui.Naranja.

Verduras ricas en fibra:
Alcachofas. Guisantes.Níscalos.Judías verdes.Coliflor.Espinacas.Remolacha.

Los alimentos probióticos son una fuente de bacterias vivas y ácido láctico que, además de apoyar el equilibrio de la flora, también ayudan a fortalecer el sistema inmunológico.

Eso sí, es importante saber que no todos los probióticos son iguales ni tienen los mismos beneficios. Por ejemplo, los hay que son buenos para el colon irritable, pero no tienen efecto alguno sobre las alergias o la diarrea.
Lo que sí podemos afirmar es que las bifidobacterias, presentes en algunos yogures y lácteos fermentados, son muy buenas para mejorar la salud digestiva y mejorar las defensas.

Los Prebióticos  son sustancias vegetales no digeribles que forman parte de diversos alimentos. Su función principal es la de estimular el crecimiento de las bacterias dentro del colon, impulsando al mismo tiempo su actividad.
Una vez llegan al intestino sirven como alimento para las bacterias benéficas como  los lactobacillus y las bifidobacterias.

Además, está comprobado que su consumo regular facilita la absorción de calcio y hierro, lo que contribuye a prevenir los la osteoporosis.

Entre los alimentos prebióticos se incluyen:
Alcachofas, achicoria y banana: Aportan inulina, un prebiótico natural.
Legumbres, patata y boniato: Contienen rafinosa y estaquiosa.
Ajo, cebolla y puerro: Contienen derivados de la inulina y fructooligosacáridos.
Trigo, avena y cebada: Aportan inulina.
Espárrago: Son fuente de fructooligosacáridos.
En caso de que tenga problemas digestivos desde hace tiempo (estreñimiento, diarrea, alternancia de ambos, hinchazón abdominal, gases fétidos…), es el momento de preocuparse de regenerar la microbiota mediante un tratamiento específico.


Pero también es preciso regenerar el epitelio intestinal, que debe formar de nuevo una barrera infranqueable e impermeable frente a los diversos agentes dañinos o patógenos. Para ello es necesario aportar agentes reparadores como la glutamina, fosfolípidos, colágeno, vitaminas del grupo B, C, E y carotenoides.

El medio intestinal constituye la primera línea de defensas naturales del organismo. Por ello, conviene estimular la inmunidad gracias a una selección de nutrientes: las bacterias amigas o las inmunoglobulinas de calostro contribuyen a la resistencia natural del intestino frente a las agresiones del entorno.
De igual manera, los oligoelementos (cobre, selenio, zinc), las vitaminas A, B6, B9, B12 y C participan en la actividad normal del sistema inmunitario.

Estos prebióticos, probióticos y nutrientes específicos pueden encontrarse en establecimientos ecológicos serios.


Cada uno debe de probar hasta encontrar su solución.

Por último, conviene controlar el estrés y seguir hábitos saludables.