QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

viernes, 23 de junio de 2017

SI HACES EJERCICIO EN INVIERNO TE AUMENTA EL APETITO PERO NO, SI LO HACES EN VERANO



Imagen tomada de: http://www.mdpi.com/2072-6643/9/6/592

Habreis notado que en invierno al hacer ejercicio se acaba comiendo más y cuesta mas adelgazar por esta razón; sin embargo en verano haciendo más ejercicio no aumenta más el apetito.
Esto tiene una explicación porque las substancias que regulan el apetito (hormonas orexigénicas , grelina y péptidos anorexigénicas, tiroxina tiroxina PYY) están influenciados por el ejercicio.
El ejercicio en clima frio aumenta la grelina que da sensación de hambre(la produce el estómago vacío), mientras que El ejercicio en clima caluroso aumenta el péptido tiroxina tiroxina (PYY)  que quita la sensación de hambre.
La leptina en niveles altos producida el tejido adiposo da sensación de saciedad y está disminuida en ejercicio con frio, así que disminuye la sensación de saciedad.
La comprensión de la regulación de la ingesta de alimentos humanos en respuesta a una sesión de ejercicio agudo es de importancia para las intervenciones con atletas y soldados, así como con personas con sobrepeso.

Sin embargo, la influencia de ambientes calientes y fríos en esta función crucial para la regulación de la masa corporal y el rendimiento deportivo.
El propósito de un estudio que hizo una revisión de lo publicado fué buscar el efecto sobre el apetito de la temperatura ambiente durante una sesión de ejercicio físico.
En ausencia de estrés provocado por la temperatura ambiental, el gasto energético inducido por el ejercicio no es compensado por la comida ad libitum después del ejercicio, probablemente debido al cambio en los niveles de las siguientes hormona:
  • ·         disminución de la grelina acilada,
    ·         aumento de la tirosina tirosina peptídica (PYY),
    ·         aumento  del péptido 1 similar al glucagón GLP-1),
    ·         aumento del polipéptido pancreático (PP).
Todavía no se han realizado análisis sistemáticos de alteraciones importantes de la ingesta  en ambientes fríos y calurosos. Sin embargo, los hábitos alimenticios observados se alteran (proporción de alimentos sólidos / líquidos, carbohidratos / grasas) y la regulación fisiológica también parece estar alterada. 
Las señales anorexigénicas, particularmente PYY, parecen aumentar aún más en ambientes calientes que en aquellas que son termoneutrales.
La grelina y la leptina pueden estar implicadas en el aumento observado en la ingesta después del ejercicio en el frío, en paralelo con el aumento del gasto energético.
La influencia potencial del ambiente térmico ambiental en los comportamientos alimenticios después de una sesión de ejercicio no debe ser descuidada en deportistas, ni en personas que quieren perder peso.

La actividad física (AF) afecta el desarrollo filogenético de la mayoría de las funciones en los mamíferos. Por lo tanto, hay pocas posibilidades de mantener una masa corporal estable sin suficiente AF.
En consecuencia, la AF regular limita el riesgo de sobrepeso  y es un medio eficaz para reducir el cuerpo y la masa grasa en personas con sobrepeso / obesidad
El gasto energético del ejercicio es sólo ligeramente compensado en condiciones termoneutrales  y el organismo utiliza la energía de las reservas de endógeno (principalmente el tejido adiposo) para garantizar el gasto energetico total.

En general, los estudios presentados sugieren fuertemente que esta respuesta se altera en condiciones de fri y calor. 
La Figura al comienzo resume estas alteraciones hipotéticas.  

El calor a veces puede disminuir transitoriamente la ingesta y mejorar la AF-inducida por el balance energético negativo.
 La única explicación plausible es un aumento a corto plazo inducido por calor en los niveles plasmáticos del peptido PYY, una hormona anorexigénica intestinal. 
Por otro lado, el efecto del frío en agua fría o en condiciones de frío en tierra condujeron a un aumento en la ingesta después del ejercicio. Hasta la fecha, es difícil vincular este probable efecto orexigénico a modificaciones de los niveles de hormona del comportamiento alimenticio.  
La evidencia disponible implica un aumento en los niveles acilados de grelina (la forma activa de la única hormona orexigénica) y una disminución de los niveles de leptina (una hormona anorexigénica).
Pero todavía faltan estudios sobre si estos efectos se mantienen a largo plazo. Una comprensión completa del impacto de las condiciones ambientales requerirá observaciones por lo menos de varios días a varios meses para apreciar plenamente el impacto en el balance energético y definir las posibles acciones a tomar, independientemente de la población objetivo (atletas, soldados, Obesos).

Por ejemplo,si el uso de salas térmicas para crear un ambiente caliente durante las sesiones de entrenamiento, ayudaría a determinar si el calor puede ser una herramienta útil para estimular la pérdida de peso.

Influence of Hot and Cold Environments on the Regulation of Energy Balance Following a Single Exercise Session: A Mini-Review February 2017 / Accepted: 1 June 2017 / Published: 10 June 2017 by Keyne Charlot, Cécile Faure  and Sophie Antoine-Jonville

Referencias:
·         Racinais, S.; Alonso, J.M.; Coutts, A.J.; Flouris, A.D.; Girard, O.; González-Alonso, J.; Hausswirth, C.; Jay, O.; Lee, J.K.; Mitchell, N.; et al. Consensus recommendations on training and competing in the heat. Sports Med. 2015, 45, 925–938. [Google Scholar] [CrossRef] [PubMed]
·         Zeyl, A.; Stocks, J.M.; Taylor, N.A.S.; Jenkins, A.B. Interactions between temperature and human leptin physiology in vivo and in vitro. Eur. J. Appl. Physiol. 2004, 92, 571–578. [Google Scholar] [CrossRef] [PubMed]
·         Pico, C.; Oliver, P.; Sanchez, J.; Palou, A. Gastric leptin: A putative role in the short-term regulation of food intake. Br. J. Nutr. 2003, 90, 735–741. [Google Scholar] [CrossRef] [PubMed]
·         Booth, F.W.; Lees, S.J. Fundamental questions about genes, inactivity, and chronic diseases. Physiol. Genom. 2007, 28, 146–157. [Google Scholar] [CrossRef] [PubMed]
·         Melzer, K.; Kayser, B.; Saris, W.H.M.; Pichard, C. Effects of physical activity on food intake. Clin. Nutr. 2005, 24, 885–895. [Google Scholar] [CrossRef] [PubMed].

No hay comentarios: