QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

miércoles, 30 de agosto de 2017

Son peores los hidratos de carbono refinados de alto índice glucémico que las grasas




Las recomendaciones dietéticas actuales dicen que se debe limitar el consumo de grasas a menos del 30%  de nuestras calorías ingeridas, las proteínas al 15% y el resto 55% hidratos de carbono y entre estos a menos del 10% el consumo de azucares.
Actualmente en el congreso de cardiología de Septiembre 2017 de Barcelona, se propone revisar estas recomendaciones y permitir un consumo de grasas has ta el 35% de las calorías, lo importante son la calidad de las grasas, evitar grasas trans y reducir a menos del 10% las grasas de carnes rojas y bollería industrial.
En cuanto a los hidrato de carbono limitar el consumo de los refinados de alto índice glucémico (pan blanco, arroz blanco y bollería industrial).

Algunos productos de bollería industrial, bizcochos, galletas, margarinas, manteca vegetal (shortening vegetable), platos precocinados (especialmente productos congelados como croquetas, lasañas, pizzas, empanadillas o patatas), cereales para el desayuno o tentempiés dulces (palomitas para microondas) o salados (patatas fritas de bolsa) son algunos de los productos que contienen grasas trans (o trans fats en inglés). Son alimentos que debes reducir en tu dieta diaria, ya que tienen muchas calorías, y grasas nada saludables para el corazón.
 


Todo ello basado en importantes estudios epidemiológicos.
Los hallazgos de más de 135.000 individuos de 18 países de bajos, medianos y altos ingresos economicos en el estudio Prospective Urban-Rural Epidemiology (PURE), muestran que la ingesta alta de carbohidratos está vinculada a una mayor mortalidad total y mortalidad no cardiovascular (CV) Sin embargo una mayor de lo recomendado ingesta de grasa se asocia con menor riesgo de muerte prematura.

"Nuestros hallazgos no apoyan la recomendación actual de limitar la ingesta de grasa total a menos del 30% de la energía y la ingesta de grasas saturadas a menos del 10% de la energía", dijo el doctor Mahshid Dehghan, investigador del estudio.

"Limitar el consumo de grasa total es poco probable que mejore la salud en las poblaciones, y un consumo total de grasa de alrededor del 35% de la energía, con la disminución concomitante de la ingesta de carbohidratos, puede reducir el riesgo de mortalidad total.
De hecho, los individuos con alto consumo de carbohidratos, por encima del 60% de la energía, pueden beneficiarse de una reducción en la ingesta de carbohidratos y el aumento en el consumo de grasas.

Para este análisis, el consumo de carbohidratos, grasa total y tipos de grasa se registraron usando cuestionarios de frecuencia de alimentos validados por país, y las asociaciones fueron evaluadas con enfermedad CardioVascular (ECV) y ​​mortalidad.

Durante el estudio se registró 5.796 fallecimientos y 4.784 episodios cardiovasculares durante un seguimiento medio de 7,4 años.
Los investigadores observaron que la ingesta de carbohidratos en el quintil más alto, versus el quintil más bajo, se asoció con un 28% mayor riesgo significativo de mortalidad total, pero no riesgo de ECV.

Por el contrario, la ingesta total de grasa en el cuartil más alto versus el más bajo se asoció con una reducción significativa del 23% del riesgo de mortalidad total, un 18% de reducción del riesgo de accidente cerebrovascular y un 30% de reducción del riesgo de mortalidad no ECV.

Cada tipo de grasa se asoció con un riesgo de mortalidad significativamente reducido: un 14% más bajo para las grasas saturadas, un 19% para las grasas monoinsaturadas y un 20% para las grasas poliinsaturadas. Una mayor ingesta de grasas saturadas también se asoció con una disminución del 21% en el riesgo de accidente cerebrovascular.

Los investigadores también examinaron el impacto de las grasas y los carbohidratos en los lípidos en sangre en los mismos participantes del estudio PURE.

En consonancia con otros informes de los países occidentales, se encontró que, mientras que LDL (lo que se llama "malo" colesterol) aumenta con mayor consumo de grasas saturadas, HDL ("bueno" colesterol) también aumenta - por lo que el efecto neto es una disminución en el total Colesterol / HDL.

Ellos encontraron que el colesterol LDL (la base de muchas directrices dietéticas) no es fiable en la predicción de los efectos de la grasa saturada en futuros eventos cardiovasculares.
En cambio, ApoB / ApoA1 proporciona la mejor indicación general del efecto de la grasa saturada sobre el riesgo cardiovascular entre los marcadores probados.

"Durante décadas, las directrices dietéticas se han centrado en reducir la ingesta de grasa total y ácidos grasos saturados (SFA) basada en estudios de poblaciones occidentales donde el exceso nutricional es una realidad.

Sacado de: https://www.escardio.org/The-ESC/Press-Office/Press-releases/revisiting-dietary-fat-guidelines-pure
https://medlineplus.gov/news/fullstory_168087.html
 

No hay comentarios: