QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

jueves, 7 de septiembre de 2017

PORQUE ES IMPROBABLE CONVENCER A UN INDEPENDENTISTA QUE CON LA INDEPENDENCIA LE IRIA PEOR




Imagenes sacadas de: http://escuelatranspersonal.com/wp-content/uploads/2013/12/las-emociones-el-cerebro-emocional-y-racional.pdf LAS EMOCIONES: EL CEREBRO EMOCIONAL Y RACIONAL – Marta Muro Carbajal
La objetividad completa es algo que probablemente no consigamos nunca, según Stefano Palminteri, de la Escuela Normal Superior de París. Su investigación se ha publicado en PLOS Computational Biology.
Palminteri ha dirigido a un equipo de investigadores que ha podido establecer que los prejuicios pueden ser más fuertes de lo que pensamos y que oscurecen nuestra capacidad de tener en cuenta hechos concretos y reales. Esta investigación ha revelado que los humanos poseemos una excelente capacidad de ignorar los hechos que no se corresponden con nuestros prejuicios.
El mismo equipo ya había determinado, en una investigación anterior, que los humanos escogemos generalmente el camino más fácil, aunque ello pueda desencadenar después una depresión.
Mucha gente no parece capaz de percibir las consecuencias futuras de sus decisiones.

Los nacionalismos, las sectas, los sofistas manipulan la verdad, manipulan la historia, manejan las emociones y la fibra sensible de la personas.
Mucha gente, generalmente vulnerable emocionalmente, con baja autoestima, con carencias afectivas caen en la trampa.


“En todo conflicto social suele haber unas multitudes, que por falta de capacidad mental o porque no quieren, no ponen jamás en duda sus certezas, fundadas exclusivamente en creencias, y siguen ciegamente a sus líderes quienes, en vez de hacerlas reflexionar, las azuzan para que entren en pelea; detestan a quienes intentan darles elementos para la reflexión y no perdonan a nadie que no se ponga de su parte”.
Sacado de:  “Razones y creencias” de Manuel Mandianes
http://www.elmundo.es/opinion/2017/10/16/59e4b32f46163fee628b45a4.html
 


En una investigación, el equipo quiso descubrir, por medio de la experiencia, si los prejuicios están tan anclados en las personas hasta el punto de no poder deshacernos de ellos, incluso si entran en contradicción con la realidad.

Para conseguirlo, reunieron a 20 voluntarios que debían realizar dos variantes de una misma tarea: elegir entre parejas de símbolos, teniendo cada uno de ellos un cierto valor (reflejado en puntos).
Para la primera variante, los voluntarios sólo fueron informados del valor de los símbolos que habían elegido. Con el tiempo, pudieron darse cuenta de que algunos símbolos valían más que otros y desarrollaron una tendencia a escoger los más valiosos. En la segunda variante de la investigación, los voluntarios fueron informados de los valores de dos símbolos, aunque sólo podían escoger uno.
Sorprendentemente, siguieron eligiendo los que habían seleccionado la primera vez, a pesar de que ya sabían que los elegidos valían menos.
Palminteri espera que podamos aprender a ser conscientes de nuestros propios prejuicios, pero dice que será difícil porque, si una persona cree que sus decisiones no están sesgadas, es difícil cambiar esta creencia. Incluso si algunas personas son conscientes de que tienen prejuicios, probablemente sea imposible eliminarlos completamente.
Nuestra certeza en nuestros prejuicios puede hacernos creer que tenemos razón incluso cuando estamos equivocados. "Al final, las personas tendrán la impresión de que son mejores de lo que realmente son", dice Palminteri.
Referencia bibliográfica:
Confirmation bias in human reinforcement learning: Evidence from counterfactual feedback processing.
PLOS Computational Biology. https://doi.org/10.1371/journal.pcbi.1005684
Las emociones juegan un papel crítico en nuestra toma de decisiones y con eso juegan los políticos, los vendedores, los timadores y todo el mundo en general con los que tiene cerca (hasta los nietos y los abuelos).
Existe una parte del cerebro dedicada al manejo de las emociones y en momentos de calma y serenidad controlada por el córtex cerebral y la razón.
Pero en momentos de peligro, miedo, ansiedad, estrés y desesperación la parte emocional se impone a la razon. Esto lo saben los terroristas, los dictadores, los pervertidores que abundan en todas la religiones, credos y sectas. Asi manipulan y dominan a sus víctimas.
Cuando una persona está serena y sola puede activar mejor su córtex y las áreas del cerebro racional. Es capaz de escuchar y entender las razones del otro y ver que puede estar equivocado o que hay más aspectos de los que inicialmente consideró.
Del dialogo tranquilo y sereno se puede descubrir mejor la verdad que en discusiones emocionales acaloradas, en mítines multitudinarios o en manifestaciones tumultuarias.
En el mundo científico se busca la verdad y la evidencia científica desapasionadamente, contrastando las hipótesis y las teorías con la realidad. Experimentando para probar que la teoría es correcta se suele refrendar y demostrar lo cierto.
Sin embargo cuando se saca la emotividad de la persona, como ocurre muchas veces con los políticos independentistas, con cuestiones identitarias, la parte de cerebro emocional anula la parte del cerebro racional y le impide tomar decisiones raciones y sensatas.
Las masas no suelen tener razón y menos cuando están manipuladas por ciertos líderes políticos o religiosos. Estas masas suelen estar desinformadas, están manipuladas y no están capacitadas para tomar decisiones complejas.
Por el contrario en círculos pequeños de personas como un parlamento, una comunidad científica por ejemplo con personas bien informadas y que puedan discutir libremente, sin prejuicios se pueden tomar decisiones mucho más racionales y valiosas para el conjunto de la sociedad.

No hay comentarios: